Última condena por la brutal paliza que dejó a un joven sin un ojo en Novelda

El joven que perdió el 99% de la visión de un ojo sale de la sala. De espaldas, los acusados, durante el juicio celebrado en febrero:. PAKOPÍ /
El joven que perdió el 99% de la visión de un ojo sale de la sala. De espaldas, los acusados, durante el juicio celebrado en febrero:. PAKOPÍ

El procesado no pudo asistir al juicio celebrado en febrero en el que se condenó a otros nueve implicados en la pelea

EFE

La Audiencia Provincial de Badajoz ha condenado a dos años de prisión a una persona acusada de participar en la brutal paliza que sufrieron dos jóvenes en septiembre de 2013 en Novelda del Guadiana, en la provincia Badajoz.

Fiscalía, acusación particular y defensa han llegado a un acuerdo para imponer esta pena, como ya ocurrió en febrero pasado respecto a las otras nueve personas implicadas, juicio al cual no pudo asistir el varón hoy condenado al estar en ingreso hospitalario.

Además, deberá pagar una indemnización de 60.000 euros, según se ha fijado hoy.

El acusado eludirá así la prisión, lo que supone una «buena noticia», según ha expresado su la defensa a los medios, que ha recordado que la Fiscalía pacense pedía inicialmente ocho años de prisión para nueve de los agresores.

En el escrito de acusación, el Ministerio Público solicitaba esta pena para las 10 personas por golpear con vasos, botellas, una barra, taburetes y mesas a D.R.S. durante una reyerta producida en el exterior de una carpa instalada con motivo de las fiestas patronales de Novelda.

Esta petición de pena se incrementaba a 11 años para uno de los acusados, quien previamente había golpeado a S.R.M.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos tuvieron lugar en la noche del 29 de septiembre de 2013, cuando J.S.A. mantuvo una disputa verbal con S.R.M., y se produjo una trifulca donde el primero de ellos golpeó al segundo con una botella de vidrio en la cabeza.

El enfrentamiento continúo cuando D.S.R., amigo de la víctima, intentó protegerle, y entonces los acusados le derribaron y fueron interviniendo en la reyerta, de forma conjunta, con patadas y golpes con vasos, botellas, una barra, un cable de electricidad de unos 50 centímetros de longitud, taburetes y hasta mesas de una hamburguesería.

El acuerdo alcanzado respecto a todos los acusados es fruto de un largo proceso de conversaciones hasta llegar a un consenso sobre la pena a fijar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos