La torre de Santa María, el mirador de Badajoz

Panorámica de Badajoz tomada desde la terraza de la torre de Santa María, donde se ve buena parte del Casco Antiguo, los puentes, e incluso, Elvas. / C. MORENO

Desde la terraza de lo que fue campanario de la primera catedral se tienen las mejores vistas de la ciudad

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

La torre de Santa María, la primera catedral de Badajoz, se convertirá en el mejor mirador de la ciudad. La apertura al público del punto más alto de la Alcazaba ofrece una vista excepcional, que permite divisar Badajoz desde el lugar donde nació, el Cerro de la Muela.

Será, sin duda, el atractivo más popular de esta torre, donde estos días se están dando los últimos remates para terminar la restauración que está financiando el Ministerio de Fomento, a través del 1,5% cultural.

La particularidad de este mirador será que ofrecerá una vista fragmentada de la ciudad, la que permiten los huecos de las almenas que construyeron los militares cuando hicieron el hospital en lo que fue campanario, durante su uso religioso.

Desde la terraza más alta de la torre de Santa María se ve gran parte de la ciudad, con el Casco Antiguo en primer plano.
Desde la terraza más alta de la torre de Santa María se ve gran parte de la ciudad, con el Casco Antiguo en primer plano. / C. MORENO

«Los militares la mantuvieron como torre pero sin uso, dándole un aspecto más marcial. Los merlones son tan anchos y profundos que dan una visión fragmentada, casi caleidoscópica de la ciudad», comenta Carmen Cienfuegos, arquitecta responsable del proyecto de restauración.

Esto no le resta ni un ápice de espectacularidad a las vistas. No en vano, hasta la construcción del edificio Siglo XXI –en la cabecera del Puente Real– la torre de Santa María era el punto construido más elevado de la ciudad. «Es el mirador más excepcional de la ciudad», asevera la arquitecta.

En imágenes

Desde su terraza más alta, se divisa la ciudad en toda su dimensión: el Casco Antiguo, el río y sus puentes, Valdepasillas, Elvas, Campomayor, el fuerte de San Cristóbal, la Pesquera, el molino, la antigua fábrica de la luz, el Cerro Gordo, el Campillo, la plaza de Toros, Pardaleras y la Torre de Espantaperros. Esta última visión es una de las más sorprendentes.

Curiosamente, desde la torre de la primera catedral de Badajoz no se ve la torre de la actual Catedral de San Juan, que queda en un ángulo muerto. Tampoco la majestuosa cúpula de la iglesia de La Concepción, que queda fuera del ‘skyline’ de Badajoz desde la torre de Santa María. No en vano, todo es cuestión de ingenio y si se quieren admirar las vistas que quedan cegadas, una buena opción es recurrir a un palo-selfie para salvar la altura de las almenas.

No ha sido visitable

La apertura de esta torre será todo un acontecimiento, teniendo en cuenta que nunca se ha permitido la subida hasta su terraza. «No ha sido visitable por razones obvias. En el siglo XX fue un edificio militar y sanitario. Cuando se entrega al Ayuntamiento está durante un tiempo vacío el edificio y cuando se hace la obra de la Biblioteca de Extremadura queda incrustado dentro y se utiliza residualmente para las antenas de la Policía Local y Protección Civil».

La torre de la Catedral de San Juan queda en un ángulo muerto y no se puede contemplar desde estas vistas.
La torre de la Catedral de San Juan queda en un ángulo muerto y no se puede contemplar desde estas vistas. / C. MORENO

Hay un detalle más que también apunta la arquitecta. Para poder acceder hasta la torre las únicas escaleras que hay para subir salen desde la zona de la biblioteca regional en la que se conservan las ruinas de la antigua mezquita palaciega de la Alcazaba. Este hecho ha obligado a construir una pasarela para poder hacer visitable la torre sin pisar el yacimiento.

La subida hasta la torre de Santa María no es cómoda. Como en cualquier campanario del mundo, sus escalones son altos y muy estrechos y los techos en algunos puntos bajos. No obstante, durante las actuales obras de restauración se han acondicionado mínimamente para hacer más sencillo el acceso. En este sentido, se ha colocado un pasamano fino de forja en uno de los lados, se está terminando la instalación de la iluminación y se han reconstruido aquellos peldaños que estaban más desgastados.

Aún no hay fecha fijada para su apertura, pero sin duda, la subida a la torre de Santa María se convertirá en uno de los grandes atractivos turísticos de la ciudad.

 

Fotos

Vídeos