El 60% de las tiendas de Menacho abre en el festivo del Día de Extremadura

La calle Menacho, con clientes en la calle el festivo por el Día de Extremadura. :: j. v. arnelas/
La calle Menacho, con clientes en la calle el festivo por el Día de Extremadura. :: j. v. arnelas

La 'vuelta al cole', el fin de las rebajas y el buen clima sacó a los clientes a la calle

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Día de Extremadura con bolsas y compras. Algunos porque tenían la nevera vacía después de las vacaciones de agosto, otros porque preparan la vuelta al cole y los menos porque aprovechan los últimos coletazos de las rebajas. Por eso este último festivo comercial esperanzó a las tiendas y sacó a la calle a los clientes. El buen tiempo y el inicio de mes -con la cuenta del banco aún respirando- hicieron el resto.

El 60% de las tiendas de la calle Menacho abrieron sus puertas. 37 levantaron la persiana, mientras que otras 24 decidieron dejarlas bajadas. Para Salvador Quirantes, de la zapatería Mari Carmen Tinoco, es importante que los clientes se acostumbren a que los comercios estén abiertos. Este establecimiento es de apertura fija. «La idea de hoy es reforzar que las tiendas debemos seguir estando activas para quien nos visita», dice. A final de la mañana ya hacía una buena previsión del día. «Hoy hay mucha más afluencia de público que un domingo de apertura y se ve otra actividad en la calle. Hay un poco de todo, hay gente de pueblos y algunos portugueses. Hoy es positivo. Sin duda».

Luisa Vinagre es otra fija de la calle Menacho en días extras. Pero del otro lado. Aprovecha que cierra su pescadería en Salvatierra de los Barros para pasar el día en Badajoz, dar una vuelta por las tiendas y «ya picamos». A ella le gustaría que todas las tiendas abrieran porque es el día que puede venir, pero asegura que entiende que haya comerciantes que decidan librar.

«Internet se encarga de vender las 24 horas y tenemos que usar todas las armas al alcance» Tono Blanco Empresaria

Toni Blanco está a punto de cumplir 58 años y lleva en el negocio toda la vida. Empezó a trabajar con 17 y lleva 28 con sus propios establecimientos. Ella también abre siempre que puede porque entiende que es una manera de afrontar la competencia de Internet. «Es un enemigo importantísimo, se encarga de vender las 24 horas del día y tenemos que usar todas las armas al alcance». Y una de esas armas es abrir Cordones, donde esperaba zapatos para la vuelta al cole, ya que el colegio empieza esta semana.

Yani Monge era una de las visitantes que picaron artículos para la vuelta al cole. Vino desde Fuente del Maestre con su familia y las primeras compras fueron para los niños. «Es un placer encontrar todo abierto y comprar cuando no hay que trabajar», asegura.

Confiando en vender mochilas, estaban en 'Be to be', la única papelería de Menacho. Abrió en junio, así que fue su primer festivo y decidió abrir para atender y organizar la cantidad de pedidos que tiene que entregar esta semana. «Quiero ver qué tipo de gente visita la calle, si solo vienen a las grandes tiendas o también a las pequeñas. He puesto aquí la papelería para que haya algo distinto, que no sea ropa y calzado, y para ofrecer algo dirigido a los niños».

Otros aprovechaban el final de las rebajas. En Solera, por ejemplo, un enorme cartel en el escaparate anunciaba que toda la mercancía estaba al 50%. Remate final. Igual que en Zapatonee, donde recuerdan que el fin de temporada está a la vuelta de la esquina.

Si los clientes andaban por Menacho, Santo Domingo estaba solitaria en la mañana de ayer. Solo dos comercios atendían. En uno, Entre Volantes, su dueña estaba cosiendo un traje de flamenca en el taller. De paso, tenía la puerta abierta. Sin embargo, Guadalupe Mateos defiende que los comerciantes descansen en festivos. «Estoy aquí porque disfruto con lo que hago, y estoy con mi última creación, pero no soy partidaria del Shopping Night ni nada de eso». Para ella, el pequeño comercio no puede competir así con las grandes marcas. Debe captar al cliente ofreciendo calidad y un trato personalizado.

El otro establecimiento abierto en Santo Domingo era Velázquez. Su dueño suele abrir los festivos de diciembre, ayer se sumó porque tenía que hacer otra gestión y por ser principios de mes. Reconoció que algo se vende. Y eso que su clientela habitual está acostumbrada a ir entre semana y los sábados.

El comercio del resto de calles aledañas y perpendiculares estaban, en su mayoría, cerradas.

El otro polo de concentración comercial en el centro fue la plaza de Conquistadores. El Corte Inglés fue uno de los promotores de la iniciativa. Porque le siguen negocios del entorno. En este caso, los bares de la plaza. Es el mismo efecto que hacen las tiendas de Inditex en Menacho, que provocan un efecto llamada.

Durante la mañana no paraban de entrar personas en El Corte Inglés. Muchas salían con bolsas. Sobre todo, del supermercado.

Es el caso de Antonia. Ella trabaja por las mañanas, atiende a su madre por las tardes y aprovecha los domingos y festivos para comprar. Llegó con su carrito de la compra. «Si hubiera estado abierto La Plaza de Dia, habría ido», dice.

Carlos Moralo también suele comprar en domingos. Está acostumbrado a los Carrefour Express, aunque ayer aprovechó que los grandes almacenes estaban listos y fue a buscar algo específico. «Los domingos, al final, siempre me surge algo y aprovecho», dice.

La elección de Tomás Fernández se debió a que «es lo único abierto, cerca de casa está todo cerrado». Ayer hizo una excepción porque normalmente no compra en festivos. «Los domingos están para descansar, los empleados trabajan durante toda la semana para que tengan que trabajar también el domingo. Creo que los clientes deben tener más previsión y comprar los viernes y sábados», afirma.

Todo esto se movía en el centro, mientras El Faro estaba lleno desde la mañana. Todos los empresarios, de un y otro lado, estaban pendientes de la caja registradora.