¿Son supersticiosos los extremeños?