Soportó crecidas y fue volado en dos guerras

Los historiadores que piden la protección para el Cantillana -el nombre con el que se le conoce al puente- insisten en que se trata de una construcción de gran valor histórico. Soportó durante siglos las crecidas del río y siempre fue restituido. En 1658 lo volaron los portugueses durante la guerra de la secesión. También le afectó la guerra de la Independencia, lo que obligó a una reconstrucción parcial en 1845, según los datos que maneja Manuel Márquez. Recuerda también que en la zona del Cantillana Felipe II pasó revista a las tropas en 1580 .