El Seprona busca al autor de los disparos realizados a varios gatos en el parque pacense de Tres Arroyos

La radiografía del gato muestra los perdigones. :: hoy/
La radiografía del gato muestra los perdigones. :: hoy

El último ataque se produjo el día de San Juan y el animal ha sobrevivido a pesar de recibir diez impactos de perdigones

N. R. P.BADAJOZ.

Oyó un ruido y pensó que algo se había caído porque tiene material de obra almacenado en su finca. Luego vio que uno de sus gatos parecía herido y creyó que le había caído algo encima. Lo llevó al veterinario y una radiografía reveló que la causa de las heridas eran diez impactos de perdigones.

Este es el último ataque que ha sufrido el propietario de una parcela cercana al parque de Tres Arroyos. El suceso tuvo lugar el lunes y los hechos ya han sido denunciados ante la Guardia Civil. El Seprona se ocupará de investigarlo. El objetivo es identificar al responsables o responsables, que se enfrentarán a una acusación por maltrato animal.

El gato que recibió los impactos de perdigones ha logrado sobrevivir, por el momento, a pesar de la gravedad de las heridas. Además, el propietario cree que es el cuarto animal que fallece en circunstancias similares, aunque en los ataques anteriores no relacionó las heridas con disparos.

Un impacto antiguo

El veterinario que ha atendido al gato es Carlos Rosas, de Clinivex, que logró estabilizar al animal del daño más grave, producido por un perdigón que le atravesó el pulmón. En los próximos días espera operarle de otro impacto en el abdomen que puede acarrear complicaciones para esta mascota.

Durante la exploración, detalla Rosas, además de los perdigones, ha identificado un balín. El profesional cree que se trata de un proyectil antiguo de un ataque anterior que sufrió el mismo animal. Este hallazgo coincide con el temor del dueño que cree que no es la primera vez que sus mascotas son el objetivo de los disparos.

El afectado tenía diez gatos y actualmente solo seis sobreviven. Todos aparecieron muertos en la finca que tiene en Tres Arroyos.

La Guardia Civil confirmó ayer que el dueño de los animales ha presentado una denuncia y que los hechos ya están en manos de los investigadores. Detallaron que el responsable, si es identificado, se enfrenta a un delito de maltrato animal por causar graves daños que pueden suponer la muerte.

La última modificación de la legislación para este tipo de delitos, que entró en vigor en el año 2018, establece cuatro categorías dependiendo de la gravedad del maltrato. En este caso sería agravado porque, aunque la mascota no ha muerto, se han causado graves daños y se ha usado un arma. Eso supone que, dentro del arco de las penas, se podría imponer la más dura.

La ley establece que «será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual».