La Cofradía de San Andrés y la Policía

El antiguo cuartel de la policía armada estaba en la calle Madre de Dios, colindante con la iglesia de San Andrés, lo que dio lugar a un fuerte vínculo de amistad

La Cofradía de San Andrés y la Policía

Hace ahora 75 años se constituyó en Badajoz la primitiva Cofradía del Descendimiento y de María Santísima de la Piedad. Terminada la Semana Santa de aquel año, un grupo de amigos acordaron la fundación de una Hermandad que sirviera para engrandecer las procesiones de nuestra capital. Bastó sólo una entrevista con Leopoldo Sito, el párroco por aquellas fechas. Don Leopoldo comunicó la idea al señor obispo, don José María Alcaraz y Alenda, y este no sólo dio el visto bueno, sino que incluso cedió su escudo a la Cofradía. La autorización formal se produjo en abril de 1944. No sería hasta dos años después cuando se adquirió la imagen de la virgen de la Esperanza.

La relación que tiene y mantiene la Cofradía con la Policía Nacional estaba escrita ya desde sus orígenes: entre los componentes de aquel grupo de amigos figuraban tres miembros la Policía destinados en Badajoz: Miguel García Gervas, Ángel Pradilla Fernández-Luna, yAntonio Cortés Lavado. El señor García Gervas fue nombrado primer Hermano Mayor, recayendo el cargo de primer Secretario, en Antonio Cortés Lavado.

Al cumplirse el 60º aniversario de la fundación de la Cofradía, el entonces Hermano Mayor Antonio Rodríguez Tapia descubrió en la iglesia de San Andrés una preciosa placa en cerámica que recuerda a los trece Hermanos Fundadores, ente los que figuran los tres policías reseñados.

Hay otra circunstancia que avala la relación Hermandad/Policía: el antiguo cuartel de la Policía Armada radicó en la calle Madre de Dios, colindante con la iglesia de San Andrés, lo que dio lugar a un fuerte vínculo de amistad. La Hermandad, queriendo premiar la devoción que le profesaba la Policía nombró a la institución en 1972 Hermana Mayor Honorífica y a perpetuidad.

Otro dato de reconocimiento lo constituye el hecho de que, en diciembre de 1989, le fuera impuesta a Nuestra Señora de la Esperanza la Placa insignia del Cuerpo Nacional de Policía, máximo galardón que llevan todos los Policías en su pecho y que ella luce en el suyo en todos los actos oficiales y, por supuesto, en Semana Santa. El Miércoles Santo de 2007, al salir la Virgen, le fue colocado por el jefe superior, en el faldón delantero del paso, la misma placa que luce en su sagrado pecho, bordada en oro y a gran tamaño.

Este año, al cumplirse el 75º aniversario, podría materializarse otra fecha histórica. Hace ya un tiempo quien esto escribe, en su calidad de secretario general de la Jefatura Superior, propuso que se le entregara a la Señora, en solemne acto, el Bastón de Mando policial. La sugerencia, fue aplazada esperando una fecha propicia. La circunstancia hoy favorable de que, por vez primera en su historia, ostenta el mando un jefe superior nacido y criado en Badajoz podría hacer que aquel viejo proyecto se haga realidad. Cumplir 75 años puede ser la fecha idónea.