La calle Santo Domingo de Badajoz confía en revitalizar los negocios con la plataforma única

Una serie de rampas permiten el acceso a los comercios de una margen de la calle. :: j. v. arnelas/
Una serie de rampas permiten el acceso a los comercios de una margen de la calle. :: j. v. arnelas

El Ayuntamiento desarrolla las obras en plena campaña de compras de Navidad

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Ahora sufren las molestias, pero confían en que la plataforma única dé un impulso a la calle. Los comerciantes de Santo Domingo están ilusionados con una obra que igualará las aceras y la calzada y que dará prioridad a los peatones en toda la calle.

Los empresarios esperan que los viandantes incorporen Santo Domingo a su paseo cuando recorren Menacho y San Francisco. También esperan tener más luz para cuando cae la tarde. Esa es su esperanza para revivir el comercio, que no termina de remontar. A los efectos de la crisis en el consumo se ha unido la competencia del centro comercial El Faro, que sirve de polo de atracción y resta clientes al centro.

Por eso Begoña Álvarez, María Guadalupe Mateos y Rocío Gallardo están esperanzadas con las obras. A pesar de que dos de ellas tengan las puertas de sus negocios con una rampa y la acera levantada en plena campaña navideña. Así están la mitad de los edificios entre la plaza de Santo Domingo y la calle Vasco Núñez.

Mércedes Félix: «Podían haber empezado después de Reyes, la verdad»

Las obras comenzaron hace un par de semanas en una de las aceras y, cuando acaben, empezarán en la de enfrente. Los comerciantes de Santo Domingo esperan que las obras en la acera levantada concluyan antes de Navidad y que se actúe en la otra después de las fiestas.

Rocío Gallardo regenta una barbería y dice estar contenta. «Hay inconvenientes, pues sí. Entre otras cosas, ha bajado la afluencia de peatones porque la calle Menacho ha bajado y Santo Domingo a veces se queda muerto. Por eso creo que la peatonalización va a darle vida, con gente paseando, y mucho movimiento».

Menacho se ha configurado como la calle de las franquicias, mientras que Santo Domingo ofrece un producto distinto. Más artesanal. Muchos de sus negocios son especializados. En Sancha se puedan adquirir trajes de extremeña mientras que en Entrevolantes hay vestidos de flamenca. Los comercios de electrónica e informática conviven con otros más tradicionales, como una ferretería o un taller de zapatos.

A la sastrería Velázquez se acaba de unir Cool Suite, una tienda de moda femenina de grandes marcas. Su propietaria es Begoña Álvarez, que hasta hace poco tenía el negocio frente a El Corte Inglés. Cree que ha acertado con el cambio. Asegura que el ambiente entre los comerciantes es muy agradable, se han acercado a darle la bienvenida y todos buscan un bien común.

Abrió su tienda hace tres meses y, aunque confiesa que el momento de las obras coincide con la época de grandes ventas, considera que las son una buena noticia. A su comercio, además, aún no han llegado.

María Guadalupe Mateos, de Entrevolantes, explica que el Ayuntamiento se reunió con ellos y confía en que las obras delante de su puerta acaben antes de Navidad. «Hay molestias porque una obra es una obra, pero después nos vamos a alegrar», asegura. «Esta es una buena manera de reactivar el comercio en el centro, que está tristón».

No todos comparten una visión tan positiva. María Mercedes Félix es la propietaria de la librería Cómics. Ella sigue teniendo sus clientes fijos, pero ha perdido a quienes se acercan estos días a la ciudad o quienes van a buscar regalos sin conocer la calle. Reclama más atención por parte del Ayuntamiento. «Nos tienen abandonados, sin luces navideñas y no organizan actividades». Hace cuatro años que abrió su tienda y no aprecia un repunte en las ventas. «Podían haber empezado después de Reyes, la verdad».

Estas obras se desarrollarán en distintas calles del centro y están financiadas con 1,2 millones de euros del programa europeo Dusi. En Menacho han parado las obras hasta después de Navidades.

 

Fotos

Vídeos