«Sánchez está obsesionado con Franco en lugar de resolver problemas»

El escritor, periodista y político Juan Van-Halen. :: hoy/
El escritor, periodista y político Juan Van-Halen. :: hoy

El expresidente de la Asamblea de Madrid, Juan Van-Halen, abrirá el nuevo ciclo de conferencias de Aula HOY el martes hablando de la actualidad del país

NATALIA REIGADASBADAJOZ.

Con 15 años comenzó a escribir poesía y con 19 publicó su primer libro. Actualmente son más de 30 entre novelas, ensayos y poemas. Sin embargo, Juan Van-Halen Acedo es un polímata, lo que popularmente se llama un hombre del Renacimiento porque ha sido capaz de abarcar varias profesiones a la vez. Paralelamente a su trayectoria literaria, estudió periodismo y fue cronista en el Congreso de los Diputados, también es historiador, experto en heráldica y político. Con el Partido Popular fue elegido en 1987 diputado de la Asamblea de Madrid, entidad que presidió durante cuatro años. Entre 1989 y 2011, además, fue senador nacional.

Y con todo esto, Van-Halen se define como poeta. Este martes inaugurará las conferencias del nuevo curso de Aula HOY. Será a las 20.15 horas en el salón de actos del Colegio Oficial de Farmacéuticos y su charla, 'España en la encrucijada', versará sobre la situación actual del país.

AULA HOY

Martes, 1 de octubre
Sala Colegio de Farmacéuticos de Badajoz. C/Ramón Albarrán, 15. 20.15 horas.

-¿A qué encrucijada se refiere?

«La encrucijada es seguir con el enfrentamiento o que el PSOE recupere la moderación»

-Una encrucijada es un cruce de caminos y te tienes que decidir por uno o por otro. España tiene ahora una encrucijada que es, o sigue en una senda que cada vez es más radical, mira más al pasado y resucita enfrentamientos, o escoge una senda que mire al futuro y piense cómo resolver los problemas.

-¿Por dónde cree que irá España?

-Yo viví la Transición muy de cerca, fui cronista parlamentario. Lo que sucedió después de morir Franco fue un milagro para muchos observadores extranjeros. Resolvió una situación que ha servido de modelo para otros países que han salido de autoritarismos o dictaduras. La Transición supuso liquidar un sistema y entrar en otro sin dañar gravemente la convivencia de los españoles. La prueba son dos declaraciones de dos personajes importantes de la época. Carrillo, que dijo que había que dejar de mirar atrás y mirar hacia delante; y Felipe González, que dijo que había que abrir un nuevo tiempo y que el no era partidario de acabar con los monumentos, ni las estatuas porque la historia había que asumirla al completo.

-¿Y usted opina que hoy en día no son capaces de ese entendimiento?

-Hasta Zapatero todo el mundo había entendido que la reconciliación era la principal vía de entendimiento de los españoles, que se había iniciado en la Transición. Y va Zapatero y abre dos frentes muy peligrosos. Uno (la Memoria Histórica), dotándolo económicamente muy bien, por lo que empezaron a sufrir asociaciones por doquier porque, claro, todo está subvencionado. Lo que menos se dedicaban era a una cosa lógica y justa, como buscar las tumbas de sus antepasados que no sabían donde estaban. A lo que se dedicaba la amplia dotación presupuestaria era a hacer ciclos de conferencias, a hacer libros... El otro frente que abrió Zapatero fue el independentismo. Dice que va a aprobar el Estatuto que salga del Parlamento Catalán, lo da como una promesa y de ahí ha salido el movimiento actual. A Zapatero se le debe, uno, la radicalización y el 'guerracivilismo' en España, y dos, la llegada a la enajenación de los sectores independentistas en Cataluña. Y Sánchez, cuando llega, en lugar de volver a la moderación del Partido Socialista, sigue adelante. Los desvíos de Zapatero, Sánchez los hereda y sigue apostando por el 'guerracivilismo', obsesionado con Franco. Oiga, a mi resuélvame los problemas que tengo y que tienen los españoles. No me hable de los problemas de hace 80 años.

-¿Se le está dando mucha importancia a la exhumación de Franco?

-Hay que empezar porque a mí me da exactamente igual donde esté enterrado Franco, me da igual. Pero hay que decir que Franco no quería enterrarse en el Valle de los Caídos, lo había dicho expresamente. Lo enterraron ahí porque fue la primera decisión que tomó el Rey de España, pero él no quería. Lo que me parece pintoresco es que eso se haga una cuestión de Estado y que Carmen Calvo diga una idiotez tan importante como que es lo mismo que si Hitler o Mussolini tuvieran un monumento. Esta señora ignora que Mussolini tiene un panteón donde va la gente y Hitler no lo tiene porque se quemó y sus cenizas se las llevaron los rusos. Y Napoleón está en un panteón y Lenin en un mausoleo. Eso no tiene que ver con que se lo merezca o no. Lo que no puede eso es justificar una política. La única política que ha llevado el señor Sánchez desde el principio es lo de Franco, que es un problema que a los españoles nos toca muy lejos. Yo estoy seguro de que les pregunto a mis nietos quién es Franco y no lo saben, y si lo saben, es porque Sanchéz lo ha sacado a pasear. Parece que es el encargado de resucitar a Franco. La encrucijada es seguir por un camino de enfrentamiento y radicalismo, y mirando más al pasado que al presente o al futuro, o la otra vía que sería que el PSOE recupere la moderación que tenía con Felipe González.

-Dentro de unos años, ¿cómo se estudiará esta época?

-No se cómo van a tratar los historiadores la historia de este tiempo pero, desde luego si se hace con rigor va a quedar bastante mal. Parece que estamos echando por la borda todo lo que conseguimos con una Transición modélica.

-Y cómo periodista, ¿qué titular le gustaría dar después de las próximas elecciones?

-Por fin se consigue una gran coalición. Parece ser que es lo que hará falta, aunque yo soy partidario del bipartidismo. La sopa de letras no ha traído más que fisismos y una situación insoportable.

-Y como político, ¿cree que el PP y CS deberían concurrir juntos?

-Ahora que estoy fuera de la política directa, lo tengo aún más claro, si cabe. Mi respuesta es rotunda. O el centro derecha se une o se eternizará el gobierno de izquierda.

Vertiente literaria

-¿Cuándo y por qué comenzó a escribir?

-No se sabe porque uno empieza escribir, la realidad es esa. Yo empecé muy pronto, con 15 años. Fui muy precoz, ahora me arrepiento de muchas cosas, pero bueno.

-Y ha seguido escribiendo...

-Lo que más he hecho ha sido poesía y la poesía es un golpe de inspiración. Es un rayo y te llega. A mí me llegó muy pronto, quizá demasiado.

-Escribe poesía, novela, ensayo, pero se considera poeta

-Sí, sí. Si yo tuviera que definirme diría que poeta, la poesía es la esencia de todo. Cuando escribo novela, también pienso en poesía. Y eso que desde joven he seguido varias vías que se han hecho daño unas a otras. He tenido el periodismo, la política y la literatura y esas tres vías distintas, quieras que no, producen choques.