Los Salesianos estrenan patio

Vista general del patio del colegio salesiano. :: pakopí/
Vista general del patio del colegio salesiano. :: pakopí

THAMIRIS MITTERBADAJOZ.

El colegio salesiano Ramón Izquierdo de Badajoz cumple cincuenta años y aprovechando esta fecha se está arreglando de forma completa el patio. «Para celebrar el aniversario hemos optado por hacer algo para los jóvenes en vez de un monumento», afirma Javier Sevilla, director del centro.

Tras dos años planteando la iniciativa, el 25 de junio dieron inicio los trabajos. Está previsto que duren hasta el 1 de septiembre. Sin embargo, Sevilla cuenta que es posible que se retrasen una semana. Pero asegura que antes de que empiecen las clases, el 12 de septiembre, estarán terminados.

Para llevar a cabo la reforma han tenido en cuenta las quejas que había sobre las pistas existentes. El principal motivo para realizarla, además de la citada celebración del cincuentenario, ha sido el estado en el cual se encontraba el patio. Según cuenta el director, «estaba bastante deteriorado».

«Para celebrar los 50 años hemos optado por hacer algo para los jóvenes», afirma Javier Sevilla

La última reforma tuvo lugar hace diez años, «pero no dio resultado, había muchas fisuras». Además, en muchas ocasiones se habían hecho pequeños arreglos en vez de reformarlo completamente.

Mucho más atrás quedaron los tiempos en los que el suelo de las pistas deportivas eran de alquitrán, algo de lo que dan fe las rodillas de miles de antiguos alumnos.

El patio, que mide más de 9.000 metros cuadrados, será completamente reformado. En las primeras semanas se retiraron las porterías de fútbol y de baloncesto, los setos, las fuentes y los columpios del patio infantil, que seguramente serán reutilizados por el centro. Aunque se pretende sustituirlos por juegos infantiles nuevos en cuanto sea posible.

El cambio más notable será que todo el suelo quedará elevado unos 30 centímetros sobre el nivel actual. Gracias a esto se eliminarán uno o dos escalones con respecto a los soportales, lo que facilitará el acceso a los mismos. «Los saltos de los pórticos al patio en algunas zonas eran muy elevados, llegaban a alcanzar más de medio metro. Ahora en muchos sitios tendrán el mismo nivel», afirma Javier Sevilla.

Además, se llevará a cabo una nueva distribución del espacio. Habrá cuatro campos de fútbol sala, uno de baloncesto y dos de minibasket. «Se ha reducido el tamaño de una pista para darle más espacio a la zona de infantil, para que los pequeños también tengan un espacio propio para clases y tiempo libre», aclara el director.

Los setos que adornaban el espacio de ocio también acumulaban mucha suciedad, por lo que serán sustituidos por 15 árboles adultos. La única zona que se respetará será el pequeño jardín donde está situado un monumento a Don Bosco, que según Sevilla será repoblado con diversos tipos de plantas.

En cuanto al coste de la reestructuración, el centro se hará cargo de la financiación con la colaboración voluntaria de padres y madres. «Saben que estas pistas están a servicio de sus hijos y por eso quieren ayudar».

«No digo que la reestructuración sea la definitiva para siempre, pero esperamos que dure más que la pistas anteriores», añade Sevilla.

El colegio Ramón Izquierdo lleva en Badajoz desde 1968. Es conocido además por la parroquia, el centro juvenil, y el proyecto social que llevan a cabo. Los Salesianos ofrecen a sus alumnos, pero también a los estudiantes de otros colegios, diversas actividades fuera del horario escolar, entre ellas dan una notable importancia a los deportes. «Para nosotros el es fundamental, es donde el niño crece y hace amigos».

El club Polideportivo Don Bosco, con sus 580 socios, también hará uso de las nuevas instalaciones y se beneficiará de ellas. Sevilla relata que «incluso los árbitros ponían pegas a la hora de disputar algún partido».

El director del colegio recuerda que «cuando los salesianos llegaron a Badajoz el edificio estaba sin construir, pero el patio ya estaba funcionando» y añade que «las instalaciones están al servicio de todos los jóvenes».