Los Reyes llegan a Badajoz entre paraguas