El Revellín de Badajoz reabrirá con uso hostelero además de albergue

Entrada al revellín que lleva dos años cerrado al público. ::/PAKOPÍ
Entrada al revellín que lleva dos años cerrado al público. :: / PAKOPÍ

La Concejalía de Juventud cambiará las condiciones del contrato, pero por el momento no hay fecha para la reapertura

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

A finales de 2013 Badajoz estrenó un albergue juvenil para presumir. 62 camas en unas instalaciones rehabilitadas con una inversión de 1,3 millones de euros en un monumento del siglo XVIII, el Revellín de San Roque. Cuatro años después finalizó el contrato con la empresa concesionaria que gestionaba estas instalaciones y cerró sus puertas. El Ayuntamiento quiere reabrirlo, y que no solo sea un albergue, sino que tenga otros usos, entre ellos para hostelería.

En 2017, la empresa que gestionaba el albergue indicó que estaba dispuesta a continuar con este servicio. Sin embargo, el Consistorio pacense ya avanzó que su intención era construir una cocina en el interior y así hacer más atractivo el albergue. Dos años después, sin embargo, los trámites apenas han avanzado.

Desde el Ayuntamiento indican que el nuevo concejal de Juventud, Juancho Pérez, ha mantenido una reunión esta semana con los técnicos en la que han hablado de la situación del albergue. Pérez indicó que es un prioridad, ya que saben que se trata de un servicio importante y que se esforzarán por reabrirlo.

Indican, además, que la intención municipal es incluir novedades para que el Revellín sea más atractivo para el público, por ejemplo, en los usos que tendrá. Es decir, que no solo se utilizará como albergue. Hace unos meses el Ayuntamiento ya había apuntado a que también habrá algún tipo de negocio de hostelería.

En cuanto al papeleo, desde Juventud confirman que el proyecto está en manos del servicio de Patrimonio del Consistorio. La situación, por tanto, apenas ha variado. En diciembre del año pasado el entonces edil de Juventud, Javier Pizarro, ya indicó que el pliego del nuevo contrato para reabrir estaba en manos de este servicio municipal.

El recinto cumple dos años cerrado al público y los trámites llevan meses en el servicio de Patrimonio

Otras posibilidades para que el albergue sea más viable en su apertura es que se rebaje el precio de la concesión o que los beneficios sean compartidos entre el Ayuntamiento y la empresa que lo explote.

El objetivo final es lograr más visitantes, ya que el servicio de hostelería estaría abierto al exterior. También esperan lograr más pernoctaciones con los nuevos servicios.

El Revellín cuenta con 62 plazas divididas en once habitaciones (tres para cuatro personas, siete para seis personas y otra más para ocho). En los espacios comunes cuenta con una recepción, dos almacenes, un cuarto de lavado, una zona para desayunar y una sala de televisión.

Conocido como Revellín se llama en realidad el Fuerte de la Trinidad porque fue edificado en el siglo XVIII para proteger la puerta con el mismo nombre. En San Roque también se le llama 'la luneta'.

Temas

Badajoz