El restaurante Galaxia seguirá en su local actual gracias a una sentencia del Supremo

Restaurante Galaxia, en la avenida de Villanueva./
Restaurante Galaxia, en la avenida de Villanueva.

Los dueños del establecimiento intentan desalojar a los inquilinos, los descendientes de Pepehillo, desde el año 2015

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

El conocido restaurante Galaxia seguirá en la avenida de Villanueva, en el mismo lugar que ocupa desde hace 36 años. Los dueños del local tienen alquilado el mismo a los responsables del negocio de hostelería, pero intentaron finalizar el contrato y desalojar a sus ocupantes a través de la Ley de Arrendamientos Urbanos. El Tribunal Supremo, sin embargo, ha dado la razón a los inquilinos por lo que el bar seguirá en su sede.

El fallo del Tribunal Supremo se dictó el pasado 12 de julio aunque se hizo público ayer. Desestimó un recurso de casación de los propietarios del local. Esta resolución concluye un proceso judicial que también paso por un juzgado de primera instancia y la Audiencia Provincial. En ambos casos también se dio la razón a los inquilinos que han estado representados por el abogado pacense José Manuel Rubio.

El Galaxia se abrió en 1982. Fue puesto en marcha por tres socios y Pepehillo fue contratado como cocinero. Dos años después los gestores se retiraron y el conocido hostelero pacense, que falleció en 2008, se quedó con la propiedad del negocio junto con su hijo, que actualmente se mantiene al frente.

En el año 1994 se aprobó una modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos que permitía extinguir los llamados contratos de renta antigua. Esta normativa daba un plazo de 20 años a los inquilinos. Por esa razón, en 2014, los propietarios del local que ocupa el Galaxia pidieron a los hosteleros que se marchasen. Estos decidieron recurrir a los tribunales.

La justicia les ha dado la razón, según explica José Manuel Rubio, porque hay una salvedad en la ley. Si el contrato de alquiler es anterior a 1985, los inquilinos pueden quedarse hasta la jubilación o fallecimiento de los responsables siempre que mantengan la misma actividad en el establecimiento.

Rubio destaca que esta sentencia ha sido una gran satisfacción profesional, y también personal, ya que le une una amistad con los gestores del negocio. También es una resolución importante porque crea jurisprudencia. «El Tribunal Supremo no suele admitir ya recursos de casación, pero en este caso lo hizo por tratarse de un tema novedoso», detalla.

El letrado pacense lamenta que otros negocios de renta antigua cerraron o se trasladado en 2015 por no asesorarse y tratar de luchar contra los desalojos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos