Rescatan a 23 perros de la casa de una octogenaria con el síndrome de Noé

Agentes de la Policía Local y trabajadores de la perrera justo antes de entrar a por los animales. :: hoy

La anciana, vecina de la pedanía de Alcazaba, vivía sola entre basura y animales que se reproducían sin control

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

La Policía Local y los servicios veterinarios rescataron el lunes a 23 perros encerrados en la casa de una octogenaria, en la pedanía de Alcazaba, situada a 27 kilómetros de Badajoz entre Pueblonuevo y Guadiana del Caudillo.

La anciana vivía sola rodeada de basura y de los animales, que se reproducían sin control. Padece los síndromes de Diógenes y de Noé. El primero consiste en acumular basura dentro de casa y el segundo es un trastorno que lleva a convivir con un gran número de animales de compañía.

La suciedad, los olores y los ladridos de los perros alertaron a los vecinos, que han sido quienes han denunciado el caso. Los agentes de la Policía Local de Badajoz, acompañado del personal del servicio veterinario municipal, acudieron el lunes al mediodía hasta su domicilio, una casa baja con corralón y una nave para guardar aperos.

Dentro descubrieron que la anciana convivía con 23 perros, diez cachorros y el resto canes jóvenes de no más de cinco años y cruzados entre ellos. Carlos Rosa Lemus, el veterinario que dirige la perrera municipal, participó en la recogida de los canes. «Había bolsas de basura, botellas, excrementos, orines y porquería por todos lados», comenta.

Los animales estaban bien alimentados -asegura- pero tenían garrapatas y no habían visto nunca a un veterinario, por lo que no estaban ni vacunados ni desparasitados. «Las condiciones higiénico sanitarias tanto de la mujer como de los animales eran muy malas», valora.

En este caso, el síndrome de Noé se ha manifestado en la anciana de Alcazaba por dejar que sus propios animales críen y no hacer nada para controlar las camadas. Los servicios sociales ya están avisados y se harán cargo de ella.

Los animales ya están fuera de la casa. La propia anciana accedió voluntariamente a que se los llevasen. «Una voluntaria estuvo hablando con ella y consiguió que nos los cediera. Aprovechamos para llevarnos a los animales rápidamente porque, en estos casos, puede cambiar de opinión en cualquier momento y eso lo hubiese complicado», detalla Rosa Lemus.

Una vez fuera y tras un primer reconocimiento veterinario, los animales presentan las secuelas del encierro permanente. «Tienen mucho miedo porque no han tenido contacto ni con más humanos ni con el exterior y algunos son agresivos», relata.

Ahora los prepararán, vacunarán y las hembras serán esterilizadas para su adopción. Actualmente, todos los animales recuperados están en Clinivex, la clínica de Rosa Lemus, que ha hecho un llamamiento para encontrar casas de acogida o de adopción.

Necesitan acogida o adopción

«La perrera ahora está llena, no podemos llevarlos allí. Lo que más nos urge es encontrar casas de acogida para que las hembras pasen el postoperatorio y eso nos da tiempo para buscarles un hogar definitivo», explica.

De momento, la protectora que colabora con la clínica ya ha reservado a siete perros adultos para su adopción. Pero es necesario encontrarle hogar también a los cachorros, por lo que los interesados pueden acercarse directamente hasta la clínica, ubicada en la avenida Juan Pereda Pila de Badajoz.

Más