Renfe espera la licencia de obras para construir su nuevo taller en la estación de Badajoz

Un tren reposta gasoil delante de la nave que se rehabilitará./Casimiro Moreno
Un tren reposta gasoil delante de la nave que se rehabilitará. / Casimiro Moreno

ElAyuntamiento está pendiente de que la adjudicataria de las obras presente un aval hoy para conceder la autorización

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Hace un año y medio que Renfe anunció la reconstrucción de un taller para reparar en la estación de Badajoz las averías de sus máquinas en Extremadura. Sin embargo, las obras aún no ha empezado. La adjudicataria de la obra está pendiente de la licencia que debe concederle el Ayuntamiento y este, a su vez, de que esa empresa complete los trámites.

En Urbanismo esperan poder firmar el permiso hoy. La empresa debe aún presentar la garantía mediante aval de la gestión de residuos sólidos, algo necesario por Ley. En el Ayuntamiento aseguran que la concesión de la licencia será inmediata y defienden que la tramitación ha sido muy ágil.

El estudio de detalle del proyecto fue aprobado en primavera, pero no ha sido hasta finales de noviembre cuando han recibido la petición de la licencia de obras. Sin embargo, esta carecía del estudio acústico. Se les pidió y entregaron uno en el que faltaba documentación, por lo que solicitaron más informes que fueron presentados hace unos días. El último trámite, como se ha indicado antes, es la presentación de la garantía del aval que ayer estaba aún pendiente de llegar al Ayuntamiento.

El plazo de ejecución de estas obras es de once meses, por lo que si comienzan este mes podrían estar listas a principios de 2020.Se retrasa así sobre el plazo anunciado por el anterior presidente de Renfe, JuanBravo, en una reunión con la consejera Begoña García-Bernal. Este acortó el plan de obras de tres fases a una y adelantó la previsión del final de mediados de 2020 al verano de 2019. A estas alturas es poco probable ya que puedan cumplir ese plazo.

La unión de empresas formada por Gévora y Durantia ejecutará las obras por algo más de 1,4 millones de euros, según el anuncio publicado en junio. Las obras consisten en recuperar unas instalaciones que se encuentran prácticamente en ruinas en la estación de San Fernando y que se pueden ver en la foto sobre estas líneas.

Estas naves tuvieron mucho uso hasta hace veinte años. Renfe no desmontó este servicio, sino que envió a parte de sus empleados a otras áreas y la nave quedó para reparar pequeñas averías de motor y era atendida por poco personal, solo dos personas. Poco a poco, el edificio cayó en el deterioro. Una inspección de trabajo determinó que el antiguo taller ya no era adecuado y lo catalogó como peligroso. Así que quedó vacío hace unos años y ahora se encuentra prácticamente en ruinas.

Esas naves de la estación son las que están a punto de arreglar. Acondicionarán espacios para crear oficinas, un almacén, vestuarios y aseos, entre otras dependencias. Demolerán parcialmente la nave donde estaban los antiguos talleres (solo se mantendrá la fachada frontal) para construir una nueva de 45 metros de longitud que estaría dotada de sendos fosos para poder arreglar dos trenes al mismo tiempo.

Cien metros

De esta forma, se podría trabajar con composiciones (término técnico que se usa para hablar de la sucesión de vagones que forman un convoy) de 75 metros. También se pretende ampliar esta nave otros treinta metros más por cada extremo, de forma que a partir de ese momento pueda albergar composiciones que superen los 100 metros de longitud.

Además, estarán equipadas para las tareas de reparación.Esto es, con medios de elevación, sistema de depuración y tratamiento de aguas y punto de almacenamiento temporal de residuos. El diseño del exterior recoge una zona de acceso peatonal desde la calle a la entrada de la nave, plazas de aparcamiento y viales de carga y descarga.

La base se construirá con los elementos necesarios para que, cuando surja la necesidad, se pueda adaptar para las tareas de mantenimiento de trenes eléctricos.

Una vez que se estrene en 2020, será en esta base donde se realicen las revisiones y reparaciones de primer nivel de los trenes que circulan por la región. Renfe anunció que habilitaría estas instalaciones en agosto de 2017, después de una serie de incidencias en los trenes extremeños que alertaban de la falta de mantenimiento de las máquinas en la región. Esas tareas se realizan principalmente en Madrid.