La rehabilitación de las Casas Coloradas de Badajoz llegará en 2019, dos años después de su anuncio

Aspecto de las Casas Coloradas durante la celebración de la fiesta de Almossassa. /CASIMIRO MORENO
Aspecto de las Casas Coloradas durante la celebración de la fiesta de Almossassa. / CASIMIRO MORENO

La degradación de la pintura de la fachada afea la imagen de uno de los enclaves más turísticos de la ciudad

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Las Casas Coloradas, ubicadas en la Plaza Alta de Badajoz, van camino de mutar de nombre por 'casas verdín', porque ese es el color que se está comiendo el blanco, gris y rojo original después de trece años sin ningún repaso de pintura.

La fachada más fotogénica de la Plaza Alta lleva para entrar en taller dos años. En enero de 2016, la Junta de Extremadura anunció la rehabilitación exterior de este inmueble. Evaluó los daños, encargó el proyecto de restauración y desde entonces están intentando resolver el procedimiento administrativo para contratar a los pintores.

Más información

La catalogación de las Casas Coloradas como bien de interés cultural (BIC) con protección patrimonial y el cambio en la Ley de Contratos han sido las dos barreras que la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, responsable del área de Vivienda, ha tenido que sortear.

Entretanto la degradación de la fachada de estas 24 viviendas de la Plaza Alta no se ha frenado. Al contrario, los daños exteriores saltan a la vista y restan protagonismo a la belleza monumental de las casas. Las humedades, los desconchones, la suciedad, el verdín y la pérdida de pintura son los principales signos del deterioro de la fachada. Los soportales, por su parte, están llenos de telarañas.

Precisamente, la fiesta de Almossassa ha cerrado su primera edición como Fiesta de Interés Turístico Regional y lo ha hecho con la peor imagen de las Casas Coloradas como telón de fondo, ya que precisamente la Plaza Alta es el epicentro de la fiesta que conmemora la fundación de Badajoz.

La Junta espera adjudicar las obras en el último trimestre del año o inicios del próximo

De noche, la iluminación monumental de la fachada de las Casas Coloradas disimula su mal estado, pero de día la imagen que proyecta es de abandono. El problema, no obstante, ya no es solo de imagen, el pasado mes de junio el arco del Toril tuvo que ser acordonado temporalmente por la Policía Local por el desprendimiento de parte del enfoscado de la fachada trasera de las Casas Coloradas, la que da hacia el Campillo.

La nueva fecha dada por la Junta de Extremadura para llevar a cabo la restauración de las Casas Coloradas es 2019, justo dos años después del anuncio oficial y también de que se llevasen a cabo las reparaciones en el interior de las viviendas.

Según la información facilitada por Sanidad, el proyecto de rehabilitación ya ha superado los reparos puestos por Patrimonio y ahora toda la documentación está en el servicio de Intervención de la Junta de Extremadura para su fiscalización y posterior convocatoria del concurso público para hacer las obras.

Los cálculos que baraja la Consejería son adjudicar las obras de restauración en el último trimestre de este año o a inicios del siguiente. En cualquiera de los escenarios, la nueva pintura no se vería hasta 2019.

Para la recuperación de las Casas Coloradas, el presupuesto base del concurso público será de 201.260,12 euros y se tardará cuatro meses en devolverle su aspecto original.

Los trabajos, propuestos por el arquitecto Santiago Martín Corrales, se centrarán en la eliminación del revestimiento de la fachada que está deteriorado y su restitución por un mortero de cal con acabado de pintura al silicato con los colores singulares del edificio, que le ofrece una protección natural contra la acción del agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos