«Quiero jubilarme aquí»

Los padres y profesores del colegio de Bótoa en Badajoz piden al Ayuntamiento que no traslade a la funcionaria municipal que ejerce de conserje

Isabel Ricis, en el centro, arropada por el equipo del colegio Bótoa. /Casimiro Moreno
Isabel Ricis, en el centro, arropada por el equipo del colegio Bótoa. / Casimiro Moreno
Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Ayer fue el último día de trabajo de Isabel Ricis Arce, de 61 años, en el colegio Nuestra Señora de Bótoa. Empezó a ejercer de limpiadora y conserje en este centro, en la misma escuela en la que estudió, en 1991. Después de 28 años, se despidió llorando y lamentando no haber podido jubilarse en un trabajo que le encanta y que le ha ocupado casi la mitad de su vida.

No fue la única disgustada con la despedida. Los profesores y los padres del centro mostraron su pesar por su marcha, enviaron cartas de protesta al Ayuntamiento de Badajoz, que ha decidido trasladar a Isabel, y están recogiendo firmas para que el Consistorio de marcha atrás y permita a esta vecina continuar en su puesto los dos años que le restan para poder jubilarse.

«Cambiamos a alguien que conoce el colegio a la perfección por alguien que solo estará un curso» Susana Cabalgante | Jefa de estudios del centro

«Llevo toda la vida aquí. Es como mi casa», decía ayer Isabel Ricis sin poder contener el llanto. «Estudié aquí, conozco a los padres, a los niños, vivo en el barrio. Conozco a todo el mundo y me gustaría quedarme aquí», añadió.

Cuenta con el respaldo del claustro de profesores que votó una resolución para pedir que se mantenga a Isabel en su puesto y de la Asociación de Madres y Padres del Nuestra Señora de Bótoa que están recogiendo firmas en protesta por el traslado.

¿Por qué se marcha?

Isabel Ricis Arce es funcionaria municipal y está destinada como limpiadora de turno de mañana al colegio Nuestra Señora de Bótoa desde hace 28 años, según el Ayuntamiento de Badajoz, que alega que no tiene las funciones de conserje. Sin embargo, tanto la afectada como la comunidad educativa defienden que esta trabajadora siempre ha ejercido la doble función y que las tareas que realiza son imprescindibles para el funcionamiento del centro.

Desde el Consistorio añaden que la Concejalía de Educación ha decidido trasladar a todos los funcionarios municipales que ejercían de limpiadores en los colegios por las mañanas. Sus puestos serán cubiertos, como ya ocurre desde el curso pasado en muchas escuelas, por personal de la bolsa de empleo de limpiadores que también harán funciones de conserjes.

Por esa razón, tanto Isabel como otra compañera suya del Bótoa, serán trasladadas. La veterana con 28 años en el colegio pasa desde hoy a ser limpiadora en el edificio de Recursos Humanos del Consistorio. «Se ha tomado una decisión global. Se trata de una organización interna que afecta todos, no se pueden hacer distinciones», alegaron ayer desde el Ayuntamiento.

«Con Isabel estamos tranquilos. Conoce a todos los padres y a todos los niños y siempre ayuda» Maribel Cáceres | Presidenta del Ampa

Para el equipo directivo del colegio afectado no es una buena decisión. Susana Cabalgante, jefa de estudios de esta escuela, explica que cambian a una mujer con tres décadas de experiencia y que conoce al detalle el colegio y a toda la comunidad por alguien que solo estará un curso, al que tendrán que formar y que no tendrá tiempo de conocer a los niños. «Isabel nos ayuda con los padres, se implica, conoce a todo el mundo», se lamentaba ayer Cabalgante.

Maribel Cáceres, presidenta de la AMPA de este centro, añadió que no lo entienden. «Nos enteramos el viernes y estamos moviéndonos para evitarlo. ConIsabel los padres estamos tranquilos, siempre nos ayuda y a los niños. Se pone en la puerta todas las mañanas y es increíble porque los conoce a todos. Le preguntas si no cierra y ella dice: 'no, que me falta uno, mira, viene por allí'. No podemos creer que se marche», añade esta madre.