La Policía investiga la aparición de pintadas en el Casco Antiguo de Badajoz

Una de las pintadas realizadas en el Casco Antiguo/Pakopí
Una de las pintadas realizadas en el Casco Antiguo / Pakopí

En ellas se puede leer Vox y alusiones a Franco, al alzamiento de 1936 y proclamas antifeministas

R.R.Badajoz

La Policía Local investiga la aparición de pintadas en distintas calles del Casco Antiguo. La mayoría de ellas aluden a Vox, aunque también había varias en referencia al dictador Franco, el alzamiento de 1936 o proclamas antifeministas. Así, justo enfrente de la comisaría de la calle Montesinos se podía leer «Mujeres feministas a fregar».

El Ayuntamiento envió a una brigada de FCC para retirar las existentes en edificios de su titularidad, aunque los propietarios de edificios privados tuvieron que encargarse de las que podían leerse en sus fachadas. Una de las más comentadas se encontraba en los exteriores del bar El Silencio, que fue interpretada por los movimientos LGTBI como una afrenta contra sus propietarios. En ella podía leerse «Vox». Distintos colectivos, entre los que se encuentra la asociación de vecinos del Casco Antiguo, convocaron una concentración a las 22 horas para mostrar su repulsa al discurso del odio.

Más información:

La Policía, por su parte, espera aclarar pronto quien o quiénes están detrás de las pintadas que aparecieron en la calle Moreno Zancudo, Encarnación, plaza de Santa María y calle Montesinos.

Para ello cuentan con las cámaras de seguridad del Museo de la Ciudad y de la comisaría de la calle Montesinos. Si estas han enfocado a los autores será fácil identificarles, explica el responsable de la Policía Local, Rubén Muñoz. De lo contrario, las investigaciones se alargarán un par de días más, aunque confían en que concluirán pronto. Estas cámaras ya han ayudado a identificar a responsables de otros delitos, como cuando pillaron a un pirómano que quemaba contenedores en el Casco Antiguo.

La Policía Local actúa de oficio desde ayer por la mañana y abrió un expediente por delitos contra el patrimonio. Si este supera los 400 euros, algo que puede ser fácilmente, debido al coste de la limpieza en distintos puntos, los responsables se enfrentan a un delito.

Todas las hipótesis estaban abiertas ayer, aunque se baraja que se trate de una protesta de asiduos del Casco Antiguo por el anuncio de la colocación de 40 cámaras de vigilancia en todo el barrio. El Ayuntamiento quiere atajar el repunte de delincuencia que hay en las calles del barrio y, para ello, va a requerir autorización al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. El objetivo es detectar y disuadir desde la venta de drogas hasta conductas incívicas, como esta de realizar pintadas en fachadas de edificios. Será la Policía la que determine si existe alguna relación entre estos dos hechos.

Por su parte, el PSOE consideró que «algún energúmeno facha ha querido visibilizar y promocionar con mal gusto al partido de ultraderecha Vox en las calles del Casco Antiguo». Solicitó su retirada al Ayuntamiento y pidió una investigación.