Un proyecto piloto abre el camino para hacer accesibles las calles de las 800