El Museo de la Ciencia de Badajoz podría comenzar en un local de 300 metros cuadrados

Reunión de Vara, Fragoso y Gallardo con los promotores del proyecto. :: hoy/
Reunión de Vara, Fragoso y Gallardo con los promotores del proyecto. :: hoy

Los promotores señalan que se podría poner en marcha el proyecto de forma provisional con unos 80.000 euros y luego ir creciendo

NATALIA REIGADAS BADAJOZ.

El Museo de la Ciencia de Badajoz no quiere esperar más. Hace 20 años que es una cuenta pendiente en la ciudad, y ahora que ha recibido el apoyo de las instituciones, sus promotores quieren aprovechar el empuje y arrancar de una vez. Por ello una de sus propuestas es que este servicio empiece en una sede pequeña, de unos 300 metros cuadrados, y con un presupuesto de unos 80.000 euros. Así podría ir organizando actividades y darse a conocer y más adelante continuar creciendo.

Hace 20 años que la Real Sociedad Económica Extremeña de Amigos del País (RSEEAP), junto con otros colectivos, persigue la puesta en marcha de un Museo de la Ciencia y la Tecnología de Badajoz. En 1999 la Asamblea de Extremadura aprobó un proyecto de 9 millones de euros para instalar esta infraestructura en un edificio de nueva construcción de unos 3.000 metros cuadrados. El ambicioso proyecto, sin embargo, se retrasó y finalmente la crisis económica lo borró por completo.

Ahora los promotores de esta idea han logrado revivirla. El primer paso lo dieron en enero al firmar un convenio de colaboración con la Universidad de Extremadura que cederá profesionales y apoyo a esta idea.

El segundo gran avance tuvo lugar la semana pasada cuando reunieron a los máximos representantes de la Junta de Extremadura, el Ayuntamiento de Badajoz y la Diputación Provincial. Guillermo Fernández vara, Francisco Fragoso y Miguel Ángel Gallardo aceptaron convertir el Museo de la Ciencia en una entidad jurídica para que ya pueda funcionar, aunque sea sobre el papel por el momento y para buscar financiación.

Parte de las exposiciones del museo estarán en la calle, por ejemplo una plaza de los relojes

En las próximas semanas se reunirá una comisión cuya secretaría dependerá de la Económica y que contará con representantes de la Junta, el Ayuntamiento, la Diputación y la Universidad. El objetivo final de este grupo es que el museo arranque. Una de las propuestas d los promotores, para que el proyecto no se alargue más, será comenzar con una sede pequeña, de unos 300 metros cuadrados. Contaría, según señala Alfredo Álvarez, uno de los docentes detrás del proyecto, con tres espacio modulares de unos 60 a 100 metros cuadrados cada uno y estaría en el centro de la ciudad.

En este espacio habrá una zona de trabajo, un taller y una secretaría, una sala de exposiciones y proyecciones y un aula. Además deberían incorporar personal al proyecto, proponen un técnico y un informático. En total calculan que sería necesario, además de la cesión del local, unos 80.000 euros para la puesta en marcha inmediata del museo.

Ese museo provisional permitiría, según señala Lorenzo Blanco, dar vida al proyecto y comenzar a trabajar. Las actividades, por ejemplo talleres, irían mostrando a la ciudad que ya cuenta con un Museo de la Ciencia y la Tecnología.

Luis Carlos Fajardo Barrientos, secretario general de la RSEEAP, cree que en este punto la sociedad civil tiene mucho que decir. «La Económica en su historia ya ha logrado poner en marcha otras entidades en la ciudad como la Escuela de Maestros en su día o varias cátedras formativas. Llevamos desde el 97 con esta canción y esperamos lograrlo».

A largo plazo, el objetivo, según señala el proyecto que presentaron a las instituciones es poner en marcha un espacio de unos 2.000 metros cuadrados. Apuestan porque esté ubicado en un edificio de la ciudad que se ha quedado vacío, por ejemplo, la antigua central hidroeléctrica de Puentenuevo o La Pesquera, conocida como la Fábrica de la luz.

Este edificio lleva años abandonado y está en la carretera de Cáceres, junto a la margen del río. Otra posibilidad, apuntan los promotores de esta idea, es el Hospital Provincial de San Sebastián. Ya hay un compromiso para que la Escuela Oficial de Idiomas se traslade a este lugar, pero podría ser compatible, ya que el antiguo hospital cuenta con más de 20.000 metros cuadrados.

La futura sede contaría con una exposición permanente compuesta, inicialmente, por fondos de colecciones de diferentes instituciones como algunos institutos de secundaria, la universidad, etc. También habrá espacio para exposiciones itinerantes y zonas de divulgación con módulos temáticos sobre termodinámica, ondas, electricidad, mecánica, biología, etc. Así mismo proponen que haya un jardín de infancia para los más pequeños, un salón de actos y áreas de investigación además de despachos.

El museo en la calle

Otra parte del museo, que también quieren poner en marcha lo antes posible, sin esperar a la sede central, es la 'Ciudad museo' es decir, colocar en distintos puntos de la ciudad exposiciones científicas. Por ejemplo cuentan con la aprobación de la Confederación Hidrográfica del Guadiana para instalar en el río una Plaza de los Relojes que repase los distintos tipos de estos elementos. También un Paseo de las Matemáticas o una recreación del sistema solar.

El tercer pilar del museo, señala Lorenzo Blanco, sería una red virtual que agrupara todo el catalogo de investigaciones científicas e información de Extremadura. Sería una forma de unir todo el material y ponerlo a disposición de los que la necesiten.

Alfredo Álvarez destaca que las ciudades donde se han puesto en marcha museos de este tipo han mostrado mejores resultados académicos en las asignaturas científicas, es decir, que ha tenido un impacto directo en los escolares de la zona. Además el Museo de la Ciencia de Badajoz, defienden, podría ser un importante atractivo turístico, ya que no hay nada parecido en la zona suroccidental de la península. Calculan sus promotores que podría recibir 200.000 visitas al año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos