La Junta comprará las viviendas de la Guardia Civil de Suerte de Saavedra

Bloques de viviendas de la Guardia Civil en la barriada de Suerte de Saavedra. :: hoy/
Bloques de viviendas de la Guardia Civil en la barriada de Suerte de Saavedra. :: hoy

Vara acuerda con el Ministerio del Interior la adquisición de los pisos para darles un uso social

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

La Junta de Extremadura va a comprar los antiguos pisos de la Guardia Civil de la barriada de Suerte de Saavedra para incorporarlo al parque de viviendas sociales en Badajoz.

El presidente Guillermo Fernández Vara llegó ayer en Madrid a un principio de acuerdo con el Ministerio del Interior, propietario de estas viviendas que fueron dejando las familias de la Benemérita, y que desde hace un año están ocupadas ilegalmente.

Específicamente, Vara se reunió con la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, y el secretario general de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de Seguridad del Estado (Giese), Ricardo Llorente. Juntos acordaron iniciar la enajenación de las 90 viviendas.

Los vecinos anunciaron una concentración para este sábado, que han desconvocado después de conocer el acuerdo

El acuerdo se llevará a cabo tras una tasación del valor económico de las viviendas por parte de los técnicos de la Giese. La intención es que la misma esté finalizada en los próximos meses y la Junta de Extremadura se acogerá a la modalidad de pago aplazado para hacer frente al coste de la operación en un plazo de 10 años.

La reunión mantenida ayer es un paso más en las negociaciones que se llevan a cabo entre el Ministerio del Interior y la Junta de Extremadura para el traspaso a la Administración autonómica de este parque de viviendas.

En la primera legislatura de Fernández Vara al frente del Gobierno extremeño ya se iniciaron contactos en relación con este asunto, que se retomaron a partir de 2015 con responsables ministeriales, Delegación del Gobierno y colectivos vecinales de la ciudad para intentar dar una solución a estos inmuebles afectados por ocupaciones ilegales desde diciembre de 2017.

Desde la Delegación del Gobierno explican que este proceso se está dilatando tanto porque la propiedad de las viviendas está sujeta a un régimen legal de especial complejidad técnica especial en razón de la adscripción del inmueble al Ministerio del Interior y particularmente a la Guardia Civil.

La intención de la Junta de Extremadura es destinar estas viviendas a uso social. No obstante, antes de proceder a la enajenación -detalla el gobierno autonómico- el acuerdo deberá ser ratificado por los órganos de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de Seguridad del Estado del Ministerio del Interior.

Ultimátum vecinal

El acuerdo alcanzado ayer se produce después de que hace una semana miembros de la asociación de vecinos de Suerte de Saavedra abordaran a Fernández Vara en un acto público en Badajoz para pedirle una solución. Anunciaron entonces que si esta no llegaba, se concentrarían este sábado frente a las viviendas para protestar.

Tras el compromiso manifestado ayer por la Junta de Extremadura los vecinos han decidido desactivar la protesta. «Estamos contentos, ahora lo que esperamos es que las viviendas se puedan entregar antes de las elecciones a gente que lo necesite. En el barrio hay 30 familias de jóvenes con hijos que están viviendo con los padres o los abuelos porque no tienen casa», dice Fernando Gonçalbes, presidente de la asociación de vecinos.

Parte de estas viviendas están ocupadas ilegalmente desde hace más de un año. Desde entonces, la Delegación de Gobierno mantiene un dispositivo de vigilancia para impedir nuevas ocupaciones irregulares y garantizar la seguridad en la zona. Actualmente cinco familias siguen de okupas, el resto han entregado las llaves voluntariamente.