Un polideportivo al aire libre

Un polideportivo al aire libre

Cientos de personas utilizan cada día el parque del río para pasear, correr, montar en bici o incluso calistenia

JAIME PANADERO BADAJOZ.

«Entrenar aquí ya está más de moda que hacerlo encerrado en un gimnasio», comenta David Tardío mientras descansa de uno de sus ejercicios de calistenia.

Junto a Lucía Romero, ambos se ponen a las órdenes de Julián Vázquez, preparador personal y amigo, para recuperar la forma en verano. «Hacemos dos días circuitos y otros dos musculación. Preferimos venir aquí y estar al aire libre», asegura el entrenador.

Es una forma también de relacionarse con otras personas que tienen las mismas aficiones. Ellos forman parte de un grupo de amigos que ha ido creciendo con el tiempo. «Gracias a esto vamos conociendo a más gente que se va sumando».

«Está más de moda entrenar aquí que hacerlo encerrado en un gimnasio», dice un usuario

Las instalaciones de calistenia, en la margen derecha, son de las más populares del parque del río. Cada vez son más los jóvenes pacenses que practican esta modalidad junto al río Guadiana. Incluso hay quienes van allí con el objetivo de prepararse para las pruebas físicas de las oposiciones de la policía.

Pero no son los únicos que utilizan el parque para ejercitarse. Cientos de vecinos lo visitan a diario para realizar otras actividades físicas.

Inmaculada Rico y su hija Beatriz Pessini lo recorren todas las mañanas a pie. «Venimos normalmente a primera hora y hacemos 10 kilómetros andando, que los alternamos también con algunas sentadillas», apunta la madre.

«Empecé a venir el año pasado por problemas de peso y movilidad, y la verdad es que es algo que te engancha. Y además el parque es magnífico, la ciudad necesitaba algo así», añade.

La actividad física se ha convertido en una rutina diaria para muchos de los que prueban. «Casi siempre me cruzo con las mismas personas, y día a día me van sonando las caras de muchas de ellas», asegura Mario Cruces, otro de los habituales del parque.

Él sale casi todas las mañanas desde la estación de tren y camina junto al río dejando atrás cada uno de los puentes. «Intento ir ligero y voy midiendo los tiempos. En total suelo hacer siete kilómetros», señala.

Personas caminando, corriendo, en bicicleta o hasta en patines es la estampa habitual del parque. A primera hora de la mañana hay muchos, pero a última hora de la tarde se pueden ver aún más.

Ángel Sánchez recorre la zona tres o cuatro veces a la semana montado en su bici. También está encantado con el parque, pero le ve un fallo: «Deberían delimitar la zona peatonal y otra para ciclistas, como se hace en cualquier sitio. Algún día va a haber un accidente porque todo el mundo va por el medio», asegura.

En el trazado del parque hay claramente dos zonas diferenciadas: una de asfalto y otra de arena, pero las utilizan indistintamente los caminantes, los corredores y quienes llevan bicicleta. «No sé cuál es para los ciclistas, y por lo que veo el resto tampoco, porque la gente va por donde quiere», se lamenta.

En el parque hay usuarios de todos los niveles competitivos. Desde personas que corren decenas de kilómetros a un ritmo muy alto hasta otras que están iniciándose ahora en la práctica deportiva.

Lourdes Chamorro acaba de empezar a correr para ponerse en forma después de las vacaciones. «He venido con cinco kilos más y tengo que perderlos», bromea.

Sólo lleva dos días, pero ya está progresando. «Ayer corrí 10 minutos y hoy ya 15. Mañana intentaré los 20. Vengo al parque porque hay mucha más gente y me anima a seguir corriendo», reconoce.

Otros, como Juan José Porras, están más habituados. Ha hecho once veces el Camino de Santiago y diariamente recorre entre 15 y 20 kilómetros, aunque también se ejercita en las máquinas instaladas en el parque. «Voy contando las farolas: diez corriendo y diez andando. Es mi método», ríe.

No obstante, todos coinciden en que el número ha menguado en verano. «Se notan las vacaciones, esto suele estar mucho más lleno», supone el pacense.

La zona da vida a Badajoz. Algunas personas incluso afirman que las condiciones en las que se encuentra animan a visitarlo y ponerse con los ejercicios físicos. Hay pocas zonas en la ciudad que tengan la aceptación de toda la población, pero el parque del Guadiana parece haberlo conseguido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos