La Policía sancionará a los negocios que dejen la basura fuera del contenedor

1/
1

Vélez anuncia una campaña de denuncias a partir de otoño para perseguir esta práctica, castigada con multas de entre 751 a 1.500 euros

MIRIAM F. RUABADAJOZ.

Otoño caliente. Avisa el concejal de limpieza, Alejandro Vélez. Dirige su aviso directamente contra los empresarios que dejan la basura que generan sus negocios fuera de los contenedores. Pero también se va a perseguir a partir de octubre a los hosteleros que no limpien su zona de veladores a diario y a los dueños de perros que no recojan sus excrementos.

Todo esto está prohibido por las ordenanzas municipales de limpieza, veladores y tenencia de animales domésticos, pero la realidad es que se persigue poco.

El servicio de Limpieza pasa así a la ofensiva y su primer objetivo son los pequeños empresarios. «Esto es un desmadre, la gente tiene el contenedor al lado y no es capaz ni de abrir la tapa para tirar la basura dentro. Vamos a intensificar la aplicación de las ordenanzas y a sancionar», asegura su responsable.

«Esto es un desmadre. La gente tiene el contenedor al lado y no es capaz ni de levantar la tapa»«Hay tanta impunidad que las cajas que tiran vienen con el remite del comercio, la tienda o el ciudadano»

Cajas de zapatos, de frutas, embalajes de ropa, libros o botellas... el listado de desperdicios que generan las tiendas y bares de la ciudad a diario es ingente y la práctica común es apilar la basura en la calle junto a los contenedores. Este hábito «está muy extendido tanto por los distintos sectores como por cualquier barrio de Badajoz, es una completa desidia», ha constatado el edil.

Además de la mala imagen que da de la ciudad ver la basura a plena luz del día pegada a los contenedores o puntos limpios, esta práctica retrasa las batidas de limpieza diaria que hacen los trabajadores de FCC, la concesionaria del servicio, y, a la vez, impide abarcar más zonas de trabajo. «El operario tiene que hacer un trabajo doble, primero meter la basura en el contenedor que corresponda y luego vaciarlo».

Para acabar con este lastre, primero -avanza Vélez- «daremos un preaviso de margen, para que no se entienda esta medida como un interés recaudatorio por nuestra parte, pero a partir de octubre no nos va a temblar el pulso a la hora de sancionar».

El modelo a seguir

Para ello necesitan a la Policía Local y lo que quieren es extender el modelo de colaboración que han aplicado en la Memoria de Menacho en el último mes, para perseguir a los negocios que no se deshacen de sus desperdicios como debieran.

«Los servicios de limpieza detectaron que allí se hacían botellones, porque además de dejar los residuos sin recoger, los esparcían. Dimos aviso a la Policía Local y desde entonces ya se han levantado una decena de actas por consumo de alcohol y de drogas. Sabíamos que con la simple limpieza no íbamos a solucionar el problema, pues con los desechos de los negocios pasa lo mismo», relata el concejal.

Las multas por dejar la basura fuera del contenedor se mueven en la horquilla de los 751 a los 1.500 euros. Y, para Vélez, no será difícil dar con los infractores.

«Hay tanta impunidad que por ejemplo tiran las cajas de embalaje y te dejan las etiquetas con el remite del comercio o de la librería o con la dirección del ciudadano que ha comprado un sofá. No sé si cuando empecemos a sancionar nos lo podrán más difícil, pero ahora mismo basta con avisar a la Policía Local para que levante acta».

Vélez está convencido de que esta campaña de mano dura contra los negocios, pero que también pondrá el foco contra los veladores sin limpiar y contra las heces de los perros que no sean recogidas, será efectiva. «Con las sanciones, se cumplirán las ordenanzas».

Para el edil, la limpieza de la ciudad no es una responsabilidad única del Ayuntamiento. «Si los ciudadanos no colaboran es imposible mantener el decoro en las calles, no podemos tener un operario de limpieza ni un policía detrás de cada ciudadano».