«Podríamos hacer trasplantes, pero no tiene sentido»

José Ramón González/PAKOPÍ
José Ramón González / PAKOPÍ

José Ramón González | Jefe del servicio de cirugía cardíaca del Infanta Cristina

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Al doctor González no le gusta el fútbol, pero lo utiliza como símil para explicar el servicio. «Somos como el Real Madrid pero sin Cristiano Ronaldo». Es decir, un equipo de élite, formado en los mejores hospitales del mundo pero sin un jugador que va por libre en la banda. Pasó por Córdoba y Michigan antes de llegar a Badajoz porque quería apostar por su tierra.

¿Ha participado usted en trasplantes de corazón?

–Yo he hecho trasplantes de corazón y la mayoría del equipo también. Aunque los trasplantes de corazón son un poco especiales. Hasta hace algunos años había muchos donantes por los accidentes de tráfico de motoristas jóvenes que iban sin casco. Muchos hemos participado en extracciones de pacientes sanos con 16 o 17 años que mueren en un accidente. Ahora, afortunadamente, ya no hay tantos accidentes de este tipo y ha cambiado el perfil del donante.

–¿Es un donante mayor?

–Hablamos de un donante de más de 50 años. El corazón ya no tiene tanta fortaleza y algunos con lesiones que contraindica su uso para trasplantes. Ahora el futuro va hacia la máquina. Hacia bombas internas o externas que sustituyen la función del corazón.

–¿Por qué no existe el trasplante cardíaco en Extremadura?

–Podríamos hacerlo, pero no tiene sentido. En Extremadura se trasplantarían al año entre cinco y diez corazones. Tenemos logística y personas capacitadas, pero no tiene lógica por el poco volumen. Aportaríamos poco a los pacientes y la tendencia es a la centralización. Si en un futuro hay una alianza sanitaria con Portugal se podrían derivar pacientes portugueses para descargar Lisboa. Quizá ya hablaríamos de un incremento suficiente de casos para abordarlos.