El 25% de la población del Guadiana sigue sin depurar sus aguas residuales

Trabajadores en la depuradora de la Albuera. :: hoy/
Trabajadores en la depuradora de la Albuera. :: hoy

La Confederación y la Junta tienen previsto construir más de veinte depuradoras para cumplir con la directiva europea

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

La Unión Europea estableció que en el año 2005 todas las aglomeraciones urbanas españolas deberían verter a sus ríos el agua residual ya depurada. Desde entonces se han ido encadenando demoras y la última se sitúa en el 2027, cuando finaliza el ciclo del actual Plan Hidrológico Nacional.

En el Guadiana, en estos momentos el 75% de la población cuenta en sus pueblos o ciudades con sistemas de tratamiento, según el informe del mes de septiembre del Ministerio de Transición Ecológica. El documento refleja que 140 pueblos de la cuenca mantienen un tratamiento deficiente.

Más información

El presidente de la Confederación, Samuel Moraleda, explica que para llegar al 25% restante ya se han activado varios proyectos. Calcula que en el 2021 rozarán casi por completo el tratamiento integral de las aguas residuales.

Aunque se trata de una competencia municipal, el resto de administraciones acuden al auxilio de los ayuntamientos para sufragar las costosas inversiones de las plantas de tratamiento. Eso es lo que hará, por ejemplo, la Confederación con las de Don Benito-Villanueva, Montijo-Puebla de la Calzada y Villafranca de los Barros. Estas obras, aclara Moraleda, se declararon de interés general en el Plan Hidrológico del 2001 y en breve se empezarán a construir. También hay previstas otras once más, con proyectos ya redactados, en otras tantas poblaciones de la provincia de Badajoz de la zona del Guadajira y las Vegas Bajas.

A esta cartera de inversiones de la Confederación hay que sumar el compromiso de la Junta de Extremadura de poner una docena en pueblos pequeños de la provincia que siguen vertiendo sin depurar.

Desde que se puso en marcha la directiva europea, las administraciones han destinado las inversiones según el volumen de población. Se priorizó las grandes ciudades. El 25% pendiente representa en gran medida a los pueblos pequeños. Cuando entren en funcionamiento las de Don Benito, Montijo y Villafranca, ya solo quedarán núcleos de poco más de dos mil habitantes.

Moraleda habla de hacer frente a la dispersión. En una cuenca con 173 municipios menores de dos mil habitantes, la directiva de agua requiere de mucha planificación. «Es un problema general, aunque nosotros estamos por encima de la media, todas las comunidades autónomas están en porcentajes parecidos a los nuestros». No es lo mismo, distingue, una depuradora para Badajoz que te permite con una sola instalación aglutinar a más de cien mil habitantes que una para cada dos mil habitantes.

Se trata de obras costosas en infraestructura y en tecnología, que implica además un mantenimiento constante. En muchos pueblos que siguen vertiendo, incluso antes de la planta hay que rehabilitar el colector primero.

A esta campaña también se ha sumado la Diputación de Badajoz con su plan Depura, que llegará a los núcleos de población más reducidos que no pueden pagarse su depuradora. En este 75% que recicla se encuentran también las grandes industrias agroalimentarias de la cuenca. La mayoría están conectadas a la red de saneamiento urbano y las de los polígonos industriales tienen su propia planta. A estas fechas, insisten en Confederación, no hay ninguna industria con un vertido significativo. Confederación cuenta además con varios equipos de toma de muestras tanto en vertidos como en el río que controlan todas las incidencias.

El paso siguiente para garantizar el ciclo integral del agua pasa por los tanques de tormentas. Los colectores tienen una capacidad determinada y cuando llueve mucho los depósitos rebosan y parte del agua acaba en el río. Para solucionar estas avenidas, en algunos casos se han construido lo que se llama tanques de tormenta. Se trata de depósitos a los que se conduce el agua cuando llueve y entran en el sistema una vez que recupera su capacidad. En Badajoz ya hay estos depósitos y también se han diseñado para las instalaciones de Don Benito y Montijo.

La recomendación de la Confederación es que se generalicen por toda la cuenca para evitar vertidos cada vez que llueve con intensidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos