El Plan Portugal se mantendrá en 16 colegios de Badajoz el próximo curso

Alumnos del Manuel Pacheco que participan en el Plan Portugal. :: C.M./
Alumnos del Manuel Pacheco que participan en el Plan Portugal. :: C.M.

El programa de colaboración entre la Junta y el Instituto Camoes cumple ahora una década

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

En cuanto la Junta de Extremadura y el Instituto Camoes firmaron el memorando de entendimiento, Maribel Rodríguez Tejada lo reclamó para su centro. El Plan Portugal arrancó en el curso 10/11 para convertir el portugués en la segunda lengua extranjera en los colegios de la región. Desde entonces se han ido sumando interesados y en el 19/20 habrá 16 colegios, según el listado que actualizó Educación el pasado 15 de mayo.

Educación destaca que en toda la región llegará a 63 colegios, ocho más que en el curso actual y percibe un creciente interés por el portugués en todos los niveles educativos. Mantienen otros dos programas más como segunda lengua extranjera.

PLAN PORTUGAL

Badajoz
CEIP Arias Montano, Barriada de Llera, Cerro de Reyes, Enrique Iglesias, Enrique Segura Covarsí, General Navarro, Juan Vázquez, Las Vaguadas, Luis Vives, Manuel Pacheco, Nuestra Señora de la Soledad, Puente Real, San Fernando, Santa Engracia, San José de Calasanz y Santo Tomás de Aquino.

Maribel Rodríguez Tejada pone testimonio y experiencia al Plan Portugal en Badajoz. Llegó como maestra al colegio Manuel Pacheco de Suerte de Saavedra en 1997 y lo dirige desde el 2003/2004. En este caso lo tratan como una materia no evaluable pero transversal para que el alumnado tome conciencia de que vive junto a una cultura diferente con mucho en común que conviene conocer. Aprender el idioma puede ser la mejor forma de acercarse. Una hora a la semana todos los cursos de Primaria e Infantil reciben clases de portugués. La directora habla de una inmersión cultural más que lingüística, porque en paralelo participan en varios proyectos europeos con colegios del país vecino.

Incluso colaboran con un programa de formación del profesorado del país vecino.

El Manuel Pacheco mantiene vínculos con escuelas de Madeira, Porto y Lisboa. Han puesto en marcha, por ejemplo, correspondencia entre alumnos de ambos países para que intercambien cartas o un canje de material docente con el que trabajar en clase. Según la directora, en el entorno del Pacheco viven familias de ascendencia portuguesa que agradecen el vínculo con sus orígenes en el colegio.

Pero va más allá. Habla de horizontes futuros. Ya no extraña que en una entrevista de trabajo pidan dominio del portugués para perfiles de cara al público y muchos jóvenes de la ciudad tienen su primera oportunidad laboral al otro lado de la frontera. «La movilidad de los jóvenes de ahora convierte a Portugal en un destino ideal por vecindad y cultura y nosotros como educadores tenemos que ser conscientes de esa realidad».

Tras varios años de trabajo conjunto, en el Pacheco han constatado que el interés por el español no se limita solo a pueblos o ciudades limítrofes con España. En sus proyectos europeos colaboran con docentes de zonas tan periféricas como Madeira y siempre que concurren a las convocatorias perciben la predisposición por sumarse a las iniciativas que llegan desde España. En la última edición se han asociado en torno a la idea de convivencia. Cada centro ha explicado cómo se resuelven los problemas de integración. Madeira, por su ubicación, es una isla en la que confluyen familias de muchos países y el Pacheco refleja igualmente la realidad social que rodea a Suerte de Saavedra.

En ambos casos les une el interés por la mezcla cultural, la inclusión y la aceptación del diferente. «A nuestros niños les sorprendió que allí se reconoció el derecho de los esclavos que trabajaban en la caña de azúcar hasta convertirlos en ciudadanos de plenos derechos».

En la inmersión cultural que practica el Manuel Pacheco abordan las fiestas populares, el patrimonio, la música, la poesía o simplemente las relaciones vecinales.

A los niños, explica la directora, se les despierta el interés con el idioma, pero trabajan muchos otros elementos de la realidad portuguesa.

Como docente les interesa el proceso de descubrimiento en niños de Infantil y Primaria. En la otra parte de la Península siguen el mismo modelo. No se limitan a dar clases de idioma, hablan de muchos factores cercanos. «Te hablan de las compras en Badajoz».