600 vecinos piden una solución definitiva ante la plaga de camalote

La concentración celebrada ayer en El Pico con muchos asistentes vestidos de verde. :: ARNELAS

Desplegaron un gran lazo verde en el Puente de la Autonomía y anunciaron que realizarán concentraciones cada quince días

NATALIA REIGADAS BADAJOZ.

Paco Parras es ecologista, de Adenex. Ayer fue a El Pico porque el agua es esencial para la vida de los humanos y los animales. Luis Domínguez es pescador de toda la vida y ayer lloró al comentar que ya no puede pescar en el río de su ciudad. Por eso fue a El Pico. Por su parte, Esteban Galván acudió porque de pequeño solía ir a la playa del Guadiana, bañarse o cruzar en barca y ahora la imagen de la misma es muy distinta. Son 3 de los 600 pacenses que ayer se manifestaron para pedir una solución definitiva ante la plaga de camalote.

La convocatoria, iniciada a través de las redes sociales, fue un éxito para las asociaciones promotoras que anunciaron que se concentrarán cada 15 días hasta que exista una respuesta satisfactoria de las administraciones. Tras leer un manifiesto, el acto terminó desplegando un gran lazo verde, símbolo de este movimiento, desde el Puente de la Autonomía hasta el agua, donde lo sujetaron un grupo de piragüistas. Posteriormente varias personas se dedicaron a sacar camalote del agua.

En el manifiesto exigieron transparencia en la gestión de esta crisis, incluido saber en qué se han gastado los fondos para retirar camalote y en qué se invertirán en el futuro.

«El sol no penetra dentro del agua, se mueren las plantas, los insectos, también los peces...» Luis Domínguez Pescador

«Hay que buscar una solución ya. Hay que investigar en ello y recabar los fondos necesarios» Paco Parras Adenex

«Hemos conocido el río cuando había playa y te podías bañar. Lo añoramos y es una pena verlo así» Esteban Galván Vecino

También solicitan ir más allá de la limpieza de las plantas invasoras y mantener el control para que no se vuelva a repetir. Exigen, así mismo, que se cuente con los colectivos ciudadanos en las mesas de seguimiento y que las instituciones no solo se queden en el camalote, sino que intervengan para limpiar por completo el cauce y recuperar el Guadiana para los ciudadanos.

Corinne Martínez, portavoz de la Asociación Ciudadana Salvemos el Guadiana, se mostró muy contenta con la respuesta de los vecinos. En otras convocatorias apenas habían superado el centenar de personas, pero en este caso lograron mayor difusión. «Los extremeños somos un poco prudentes. Casi necesitamos llegar al límite para movilizarnos, pero que nadie se lleve a equívoco. A lo mejor tardamos en reaccionar, pero cuando reaccionamos, nos unimos, somos muy fuertes y es lo que vamos a demostrar».

Martínez señaló que este movimiento se revolvió con las declaraciones del nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Samuel Moraleda, cuando dijo que el camalote era principalmente un problema de imagen. «Me consta que se ha arrepentido de esas declaraciones, pero casi se lo tenemos que agradecer porque con esas palabras ha conseguido lo que llevamos buscando con años de trabajo, que la gente reaccionara», admitió ayer la portavoz de Salvemos el Guadiana.

En cuanto al Plan de Choque anunciado por la CHG y la intervención de los efectivos de la UME, Martínez indicó que es muy pronto para valorarlo porque no tienen los detalles, pero que, en todo caso, la limpieza no sirve por si sola. Creen que se debe hacer un seguimiento posterior para que no rebrote la plaga y eliminar también la contaminación del río.

ARNELAS

Los vecinos comenzaron a concentrarse en El Pico poco antes de las diez de la mañana, muchos de ellos con camisetas y lazos verdes, símbolo de la lucha contra esta plaga. Se vieron las primeras pancartas con lemas como 'El río pasa por mi casa y tengo que ir a pescar a un pantano', 'Guadiana limpio ya' o 'Mójate contra el camalote'.

«Echamos de menos el río»

Entre los participantes en la concentración, además de los vecinos hartos de ver el Guadiana cubierto de verde, había tres perfiles claros: pescadores, ecologistas y vecinos mayores que conocieron el río cuando estaba en buenas condiciones. Luis Domínguez Constantino era uno de los pescadores y quería hablar bien alto. «El camalote debían haberlo quitado cuando empezó, hace nueve años, en la playa de Medellín. Yo fui una de las personas que fue allí a quitarlo y dije que eso crecía como la mala hierba, pero no me hicieron caso. Se echaron a reír. Aquí están las risas», dijo señalando la mancha de jacinto de agua junto a El Pico.

Domínguez destacó que, en efecto, los pescadores no pueden usar su propio río, pero indicó que eso no es lo más grave. Este vecino de Pardaleras ha trabajado muchos años en una piscifactoría y daba charlas a los niños sobre el río. «¿Cómo vas a traer ahora un niño a enseñarle este río?», expuso indignado. «El sol no penetra dentro del agua, se mueren las plantas, los insectos, también los peces...», añadió este pescador emocionado y sin poder seguir hablando.

Esteban Galván, por su parte, acudió ayer dentro del grupo Caminantes Libres, una agrupación con miembros de la Universidad de Mayores. «Somos gente que hemos conocido el río cuando nos podíamos bañar, cuando existían la playa, el embarcadero donde jugábamos al fútbol, podíamos cruzar el barcas de madera de un lugar a otro. También hemos disfrutado mucho de la zona donde hemos estado, en El Pico. Aquí veníamos con los amigos a jugar a cenar o a pasar la jornada. Eran tiempos que añoramos y es una pena como vemos ahora el río».

Paco Parras, de Adenex, quiso resaltar que los vecinos no son los únicos perjudicados. «Con el problema que tenemos, seguramente está cambiando la temperatura del agua y eso supone que hay una serie de peces o especies que pueden verse perjudicadas».

«Hay que buscar una solución ya. Llevamos muchos años esperando que se encuentre y hay que trabajar en ello, investigar en ello. Buscar los fondos necesarios. Ya no solamente lo precisamos los humanos, hay otros seres vivos que no pueden defenderse y aquí estamos por ellos», añadió Parras.

A la concentración en El Pico acudió el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso, para mostrar su apoyo, así como otros representantes políticos como el líder del PSOE local, Ricardo Cabezas, el de Podemos, Remigio Cordero o el de Badajoz Adelante, Antonio Manzano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos