La perrera se quiere abrir a Badajoz