Pendientes de la obra en las estaciones de bombeo

Otra cuenta pendiente en el arroyo Rivillas es la obra de arreglo de las estaciones de bombeo de San Roque. La reparación evitará que se produzcan vertidos en el Rivillas, una de las causas del mal olor en la actualidad.

En el año 2017, los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura determinaron que el foco del hedor está en las estaciones de bombeo de San Roque. Los análisis de agua revelaron que el mal funcionamiento de estos sistemas hacía llegar aguas fecales a los arroyos.

El Estado, a través de la sociedad pública de agua Acuaes, se comprometió a solucionar el problema haciendo una reforma en las dos estaciones (demasiado pequeñas para atender San Roque), pero las obras no han comenzado.

Desde Acuaes detallan que ya ha finalizado la redacción del proyecto. Se llama 'Proyecto de mejora de funcionamiento de las Estaciones de bombeo de agua residual Sur y Norte de San Roque, en Badajoz' y ha sido remitido a la Confederación Hidrográfica del Guadiana a los efectos de que realice la supervisión del mismo, trámite necesario previo a su aprobación.

El objetivo, según la empresa pública responsable, es minimizar de forma sustancial el número de vertidos a los arroyos que, en la actualidad, tienen su origen en las instalaciones a reformar.

Según Acuaes, esta obra se encuadra dentro de la actuación 'Saneamiento y depuración de aguas residuales en Vegas Bajas. Ampliación de la EDAR de Badajoz y colectores', actuación en la que se ha invertido hasta la fecha 44 millones de euros en mejoras en la ciudad.