Padres del Cerro Gordo en Badajoz bajan a sus hijos del autobús escolar por la falta de pericia del conductor

Padres del Cerro Gordo en Badajoz bajan a sus hijos del autobús escolar por la falta de pericia del conductor

De los 53 niños que tenían que llegar al colegio Enrique Iglesias, 38 lo hicieron en coches particulares

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

De los 53 niños del Cerro Gordo que cada día van al colegio Enrique Iglesias en transporte escolar, solo 15 llegaron ayer en el autobús. Al resto los llevaron sus familias con coches particulares tras apearlos del bus pocos metros después de la parada donde cada mañana los recogen. El motivo fue la falta de pericia del conductor que se vio incapaz de manejar el vehículo.

«El conductor no era el que habitualmente hace la ruta y nadie nos había comunicado el cambio», se lamenta la directora de este colegio de San Roque, María Ángeles Corral.

Según confirma la empresa de transporte Aula, que es la que tiene asignada la ruta escolar del Cerro Gordo al colegio Enrique Iglesias, el autobús era nuevo y el conductor era la primera vez que hacía ese recorrido, si bien -recalca- «tiene dos años de experiencia y nunca ha tenido ningún incidente».

El vehículo era nuevo y el chófer, que no había hecho antes esa ruta, bloqueó las marchas sin darse cuenta

Niega así que fuera novato y achaca el incidente a un error. «Le ha dado sin darse cuenta al botón del punto de bloqueo y no podían entrar las marchas», justifican desde la empresa, quien añade que «aunque nos ha llamado y se ha resuelto rápido, se ha puesto muy nervioso».

Lo cierto es que los padres, ante la inseguridad del conductor, decidieron sacar a sus hijos del autobús cuando solo había avanzado unos pocos metros hasta la rotonda de entrada al barrio. Solo 15 de ellos completaron el trayecto en bus. «Han llegado bien pero con más de una hora de retraso. Tendrían que haber estado aquí a las 9 y ha llegado a las 10.30 horas», apunta la directora.

«La mayoría de los niños que vienen en el transporte escolar son de Infantil, tienen entre 3 y 5 años. Nuestra prioridad ha sido atenderlos porque han llegado nerviosillos», añade.

A la salida del centro, el bus se quedó encajado entre dos coches y tuvo que salir marcha atrás

La historia no termina aquí. Nada más dejar a los niños en el colegio, al maniobrar para salir del centro el conductor se ha quedado encajado entre los coches que estaban aparcados a ambos lados de la calle Virgilio Viniegra. La Policía Local tuvo que cortar la calle hasta el mediodía, cuando el conductor logró sacar el vehículo finalmente marcha atrás.

«Los padres están indignados y decían que iban a denunciar», cuenta Corral, quien hasta la hora de salida del colegio aseguraba que no había recibido ninguna explicación por parte de la empresa de transporte.

«Hemos llamado nosotros a la Dirección Provincial de Educación», apostilla. Precisamente, desde esta Consejería, el jefe de negociado de alumnos y servicios complementarios, Pedro Visea, calificó el incidente de anecdótico y lo atribuyó a «la inexperiencia mezclada con los nervios del conductor que no ha sido capaz de manejar el autobús».

No obstante, añadió que están esperando los informes del colegio y de la propia empresa sobre lo ocurrido. «Si se hubiese producido alguna situación de riesgo que implique una medida disciplinaria, se llevará a cabo».

Sobre esto, la directora del colegio decía ayer: «No es la primera incidencia que tenemos con esta empresa. Ha habido varias desde que empezó el curso». El propio Visea reconoce que «ha habido dos o tres incidencias que se subsanaron en su momento y se ha incoado expediente a la empresa por un incidente de más gravedad a inicios de curso», del que no quiso dar detalles».