El pacto para alternar la Alcaldía de Badajoz deja abierta la puerta a una ruptura

Francisco Fragoso e Ignacio Gragera en la Diputación, donde también tienen escaño, la pasada semana. :: /C.M.
Francisco Fragoso e Ignacio Gragera en la Diputación, donde también tienen escaño, la pasada semana. :: / C.M.

PP y CS difundieron el acuerdo con 30 medidas para mejorar la ciudad, pero en este otro Fragoso se compromete a renunciar en dos años

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Francisco Fragoso e Ignacio Gragera acordaron por escrito turnarse la Alcaldía y prevén, además, la posibilidad de remover al regidor que esté en ese momento si incumple las 30 medidas que acordaron desarrollar hasta 2023.

El documento firmado, al que ha tenido acceso HOY, tiene fecha del 14 de junio, el día anterior a la investidura. Aquí puede consultar una copia sin rubricar.

El acuerdo prevé la posibilidad de desistir de la alternancia si incumplen este programa. En tal caso, deberán comunicar por escrito los motivos de la ruptura. «Quedando liberados desde ese momento para instar los procedimientos y mecanismos necesarios para remover de su cargo al alcalde que se encuentre en el ejercicio efectivo de sus funciones a la fecha del incumplimiento», recoge el escrito.

Pero, antes de llegar a decirse adiós, ambos establecen los términos de la coalición. Así, habrá una «gestión compartida» del gobierno municipal. Cs se comprometió a votar al candidato del PP y este a convertir al candidato de Ciudadanos en su primer teniente de alcalde, como ha ocurrido.

Más información

Acuerdo entre Fragoso y Gragera, con fecha del 14 de junio. :
Acuerdo entre Fragoso y Gragera, con fecha del 14 de junio. :

Fragoso garantiza que «en un periodo máximo de dos años desde la celebración del Pleno constitutivo del Ayuntamiento el actual candidato del PP (el propio Fragoso) presentará su renuncia voluntaria al cargo de alcalde».

Una vez que esa dimisión sea efectiva, el PP votará a favor del candidato de Ciudadanos en el pleno de investidura. Mantendrán entonces los compromisos establecidos en el programa y hasta la finalización del mandato dentro de cuatro años.

Los compromisos forman una lista de 30 puntos, con plazos establecidos y la creación de una comisión de seguimiento que se reunirá cada tres meses para certificar los avances. Ese paquete de iniciativas es muy amplio.Recoge desde construir un aparcamiento en Valdepasillas y otro en el Casco Antiguo hasta cerrar la Alcazaba por las noches, pasando por adaptar el plan de urbanismo a la nueva ley regional. En el acuerdo hablan también de repartir la responsabilidad, pero no la especifican. De hecho, han sido esas negociaciones del reparto y las reticencias a contar con Vox lo que hizo que el anuncio de competencias se retrasara hasta el pasado jueves. Entonces se supo que los cuatro concejales de Cs asumirán gran parte del Ayuntamiento. Entre otras cosas, Hitos Mogena dirige Recursos Humanos; Carlos Urueña asume Urbanismo y Vías y Obras; y Lara Montero de Espinosa lleva adelante Ferias y Fiestas y Protección Animal.

El PP se hace cargo del resto, salvo de Limpieza, encomendada a Vox.

Vox no tiene documentos por escrito con los populares

Los populares no tienen ningún documento firmado con Vox para que este entrara en el Gobierno local. Así lo explican desde Vox, donde se dan por satisfechos con el nombramiento de su concejal como delegado de Limpieza y dan por hecho que no habrá cambios en los próximos cuatro años.

Si todo sigue como hasta ahora, el acuerdo de PPy Cs que se desgrana en la información aneja saldrá adelante. Es decir, que habrá alcalde de Cs. Para ellos, dicen, es suficiente la palabra del actual alcalde y el apretón de manos que se dieron con Fragoso.

La realidad es que Cs necesitará a Vox para que Ignacio Gragera sea el regidor en 2021. Los votos que suman Cs y PP, 13 de 27, son insuficientes para que Gragera sea alcalde dentro de dos años, cuando Fragoso dimita. Entonces se celebrará un nuevo pleno y Cs requerirá de un apoyo extra para que este pacto a dos bandas pueda tener efecto. El voto de Vox será determinante, ya que PSOE y Cs han perdido la buena sintonía que tuvieron durante las negociaciones.

En las últimas semanas, Gragera se ha negado a reconocer a Vox como parte del gobierno local. Incluso después de conocer que su único concejal asume una delegación tan sensible como Limpieza, así como Poblados y la encargada del parque móvil.

Vélez lo comprende

Sin embargo, el concejal, de Vox, Alejandro Vélez, dijo comprender las reticencias de Cs a reconocerle en el Gobierno local por la situación que vive el partido naranja a nivel nacional. Se mostró convencido de que esta circunstancia «no impedirá que trabajemos juntos» en la nueva corporación.

Vélez afirmó esta semana que su formación «está donde quería estar» en el Consistorio. Si bien no participará en las reuniones de la Junta de Gobierno local, donde solo entran ediles de PP y Cs, dirigirá áreas «importantes».