Los pacenses abandonaron un centenar de animales exóticos este verano