Las obras vuelven a la «calle averías»

Calle Jose de Gabriel Estenoz en obras esta semana. :: C.MORENO/
Calle Jose de Gabriel Estenoz en obras esta semana. :: C.MORENO

Una enorme zanja recorre la calle De Gabriel, asfaltada antes de las elecciones

CANDELA CARMONABADAJOZ.

Esta primavera, antes de las elecciones municipales, la calle de Gabriel, que baja desde el Convento de las Descalzas hasta la Puerta de Palmas, fue asfaltada por el Ayuntamiento. Este mes de julio las obras han vuelto para que se ejecute la renovación de la red de aguas, que cuenta con un presupuesto de 2,3 millones de euros con los que se actuará en varias calles del Casco Antiguo y Valdepasillas.

Las continuas reformas en esta calle han provocado el enfado de los vecinos, cansados de aguantar ruidos y aceras cortadas día tras día. «Estamos acostumbrados a que en esta calle, y en general en toda la zona, haya obras continuamente. Esto es algo que a los dueños y trabajadores de los locales nos afecta muchísimo ya que cuando el cliente ve la dificultad de acceder al local prefiere no entrar», declara María Vázquez, trabajadora de uno de los locales que hay en la calle.

Comerciantes y vecinos denuncian la falta de planificación municipal y exigen un arreglo definitivo que termine con las obras de una vez

Los vecinos y comerciantes exigen que lo arreglen de una vez por todas para no tener que estar sufriendo la incomodidad que supone que haya obras constantemente. «Tengo que dar muchísimas vueltas para acceder al garaje, cada dos por tres alguna calle está cortada. No nos importa que haya obras de vez en cuando, pero no la cantidad de veces que las han hecho para que todo se vuelva a romper», explica María Luisa, una vecina que vive junto a Capitanía. El mayor problema es para los comerciantes, pues los transportistas no pueden parar enfrente de los locales a bajar la mercancía. Además, las calles de la zona son muy estrechas, por lo que es difícil encontrar estacionamiento.

«Los transportistas se vuelven locos, no saben dónde parar para traernos la mercancía. El pasado lunes cuando llegamos la calle estaba cortada y nadie nos había avisado. Esto parece la zona cero, cada tres días hay alguna avería que, además, nos está costando dinero a todos nosotros», denuncia Nuria Hernández, trabajadora en otro de los negocios.

Los vecinos esperan que esta vez la obras sean rápidas pues, además de la calle mencionada, Santa Lucía también se encuentra cortada. «Esta zona siempre está en obras, empiezan una y no la terminan, empiezan otra y tampoco, cuando no es una calle es otra. Ahora vuelven a abrir la calle para cambiar las tuberías en vez de hacerlo bien todo de una vez», añade.

Además, los comerciantes y vecinos de la zona creen que hay muy pocos operarios trabajando y que eso ralentiza bastante las obras. «Hay muy pocas personas trabajando en una obra que abarca prácticamente la calle entera, así es imposible que se haga rápido y bien», insiste otro vecino.

Para los residentes es inconcebible que una de las calles del centro, con locales y viviendas, se encuentre en obras constantemente. Por eso exigen una planificación entre las distintas concejalías para que las inversiones sean productivas en una céntrica calle a la que ya muchos se refieren como «la calle averías».