«Las mujeres merecen dar nombre a las calles»

Paco Domínguez posa junto al grupo de alumnos ayudantes en el pasaje de los Glacis. :: J.V. ARNELAS/
Paco Domínguez posa junto al grupo de alumnos ayudantes en el pasaje de los Glacis. :: J.V. ARNELAS

El Domingo Cáceres impulsa la feminización del callejero | Los alumnos de este instituto de Valdepasillas han logrado que el Ayuntamiento dedique el pasaje los Glacis a Dulce Chacón

THAMIRIS MITTERBADAJOZ.

Tan solo 41 de las casi 1.400 calles de Badajoz reciben nombres de mujeres. El porcentaje es mínimo: de cada 100 calles, sólo tres hacen mención a ellas. Paco Domínguez, profesor de Religión en el instituto Domingo Cáceres, se dio cuenta de ese hecho y para corroborarlo hizo una encuesta a aproximadamente 500 alumnos, de la ESO y de Bachillerato, para saber quiénes de ellos vivían en calles dedicadas a mujeres ilustres. Según el profesor, cada clase del centro tiene una media de 20 alumnos y en cada una de ellas solo se mencionó una o dos calles con nombres de personajes femeninos.

«Ellas también merecen dar nombres a las calles al igual que los hombres. También han hecho cosas muy válidas por Extremadura», afirma Domínguez, que se puso como objetivo darle nombre de mujeres relevantes a los pasillos del instituto. Lo que no sabía es que gracias a esa iniciativa terminarían renombrando el pasaje que da acceso al centro, conocido como los Glacis.

Durante el pasado curso, seis pasillos del instituto recibieron nombres de figuras como Dulce Chacón, escritora y poetisa nacida en Zafra, autora de 'Cielos de barro', con el cual obtuvo el premio Azorín de novela en 2000; la abogada y política pacense Cristina Almeida; e Isabel Gemio, locutora de radio, natural de Albuquerque y que actualmente presenta 'Retratos con alma' de TVE.

Tan solo 41 de las casi 1.400 calles de la ciudad de Badajoz reciben nombres de mujeres

Ana Orantes, quien sacó la violencia de género del ámbito doméstico y la expuso en el plató del programa 'De tarde en tarde' de Canal Sur en 1997 y fue asesinada por su marido días después, también da nombre a uno de los pasillos; Francisca Mateos, maestra, filántropa y humanista, nacida en Serradilla (Cáceres), destacable por su contribución a una sociedad más justa y tolerante; y la abogada y defensora de la mujer María Pelo son las dos últimas recordadas.

El pasillo de 1º de ESO, por ejemplo, ya no se conoce como tal, sino que recibe el nombre de una de las seis ilustres citadas anteriormente. Para identificarlos temporalmente, el profesor imprimió el nombre de cada pasillo lo más parecido posible a los rótulos que nombran las calles de Badajoz. «Ha servido para visibilizar que los pasillos reciben nombre de mujeres», explica Domínguez, que espera que para el próximo curso los rótulos se hagan permanentes.

Las candidatas fueron propuestas por alumnos y también por los padres que quisieron participar de la iniciativa, y posteriormente fueron elegidas las seis ganadoras.

El instituto pacense ha dedicado seis de sus pasillos a Isabel Gemio o Cristina Almeida

El profesor de religión presentó su idea al consejo escolar, formado por los padres de los alumnos, por el personal administrativo del centro y por profesores y estudiantes. El proyecto fue muy bien acogido por todos los miembros de la comisión, por lo que Domínguez y sus alumnos quisieron ir más allá y renombrar el pasaje que da acceso a la entrada del instituto, conocido actualmente como los Glacis. «Planteamos entre todos los alumnos que de todos los nombres se eligiera uno para dar nombre al callejón que hay a la entrada del instituto», afirma el docente.

Domínguez presentó su propuesta a la comunidad educativa y cuenta que «se aprobó por unanimidad que se presentara la idea al Ayuntamiento». Rita María Ortega, concejala del PSOE y miembro del consejo escolar, llevó la proposición al Ayuntamiento en febrero y el día 25 de julio fue aprobada en el pleno municipal.

El nombre de la escritora pacense Dulce Chacón fue el elegido de entre todos por la institución municipal, por lo que la poetisa dará nombre al pasaje del instituto.