El MUBA muestra al público el trabajo del restaurador

Ricardo Pereira Kantowitz posando delante del cuadro que restaura en el MUBA. :: C. Moreno

Ricardo Pereira Kantowitz restaura la obra principal de Eugenio Hermoso en la misma sala del museo en la que se expone

A. GILGADOBADAJOZ.

La Juma, la Rifa y sus amigas vienen sonrientes y cantando con los cántaros llenos de agua bajo el brazo del legío de Fregenal de la Sierra. Eugenio Hermoso, que acababa de llegar de París, retrató a las ocho niñas de su pueblo en 1906.

El cuadro le valió la segunda medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid -dos mil pesetas de premio- y recogió otros galardones en Bruselas, Buenos Aires y Panamá.

Más información

Costumbrismo extremeño en óleo sobre un lienzo de dos metros y medio de alto y casi cuatro de ancho. Isabel Rodríguez de Quesada y Tello, su anterior propietaria, lo cedió en depósito al MUBA en abril de 2013. En mayo del año pasado lo vendió a Eduardo Ramos Fernández de Soria. El nuevo titular, que se ha comprometido a mantenerlo en el MUBA, lo primero que hizo fue llamar al restaurador Ricardo Pereira Kantowitz.

Una pieza con más de cien años requiere de un estudio de conservación en profundidad. Pero moverla con seguridad no resulta tan sencillo por sus dimensiones. No cabe por las puertas del edificio. Tendría que salir por la ventana. El restaurador decidió finalmente trabajar en la misma sala donde se expone el cuadro, a la vista de los visitantes al museo. «Lo que no se conoce, no se valora. La gente tiene ahora la posibilidad de ver cómo trabajamos en nuestro taller». La semana pasada descolgó 'La Juma, la Rifa y sus amigas', lo separó del marco y tiene previsto trabajar sobre la composición durante los próximos cuatro meses.

Agradece la colaboración del MUBA para facilitar que la sala de Eugenio Hermoso se convierta durante este verano en su lugar de trabajo. Museos como el Thyssen, el Bellas Artes de Sevilla o el Picasso de Barcelona ya aprobaron una propuesta similar porque evitan el riesgo de los traslados e implican en la intervención al público. Kantowitz espera que los visitantes del MUBA puedan ver también la evolución que sigue su trabajo. Según avance el verano, podrán comprobar, por ejemplo, cómo el fondo sobre el grupo gana luminosidad. «Los colores originales eran mucho más claros, pero los barnices y las filtraciones de color la han adulterado».

Una pieza tan grande y tan pesada con más de un siglo podría deteriorarse al sacarla del edificio

Se ha propuesto llegar hasta el tono de color de original con el que trabajó Eugenio Hermoso hace 114 años. Los esmaltes que se añadieron posteriormente para proteger el paño han ido afectando el material principal. La escala azulada del cielo se ha trasformado en fondos amarillentos.

Suscribe el diagnóstico de una composición que goza de buena salud y estabilidad, pero a la que conviene corregir intervenciones agresivas de una restauración anterior.

Calcula que entre la década de los sesenta o setenta -no hay nada documentado- alguien planchó la pintura y dejó las huellas de alta temperatura. De ahí que recomendara la rehabilitación tras los análisis y las fotografías de infrarrojos en los que detectó pequeños parches de abrasión por los que puede desprenderse la pintura original con la que figuró Eugenio Hermoso.

También ha identificado retoques estéticos demasiado gruesos en algunas figuras del grupo de niñas. En los repintados aprecia películas levantadas que ahora deben volver a su sitio y minúsculos desgarros a los que achaca algún traslado no muy cuidadoso.

Este plan de actuación permitirá que 'La Juma, la Rifa y sus amigas' no tenga que pasar por otro restaurador en el próximo medio siglo. También reforzará el marco, en el que ha detectado varias grietas finas. Conviene encolar y barnizar para que no se abran más. «La madera igualmente se resiente por el paso del tiempo y en este caso además soporta mucho peso». Kantowitz agradece el interés del nuevo propietario por cuidar una obra clave de la pintura extremeña y por mantenerla de cara al público.