«Hay menos gansos que cuando se los llevaron»