La Junta llevará a Badajoz una ITV móvil al retrasarse las citas tres meses

Cole de vehículos para pasar la ITV en una imagen de archivo. :: / HOY

Achaca el problema al nuevo protocolo de control de emisiones, pero confía en reducir la lista de espera con esta medida extraordinaria

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Pedir cita para pasar la ITV en Badajoz es misión imposible. La estación que tiene la Junta de Extremadura en la capital para realizar la Inspección Técnica de Vehículos acumula un retraso de tres meses, por lo que los propietarios de vehículos que tengan pendiente la revisión deberán ser muy previsores si no quieren circular con este permiso caducado.

El problema ha sido reconocido por la Junta de Extremadura, desde donde se indica que los nuevos protocolos de inspección que obligan a medir las emisiones de gases de los vehículos «implican un incremento en el tiempo necesario para realizar las inspecciones».

Esta circunstancia ha hecho que la Junta de Extremadura se esté planteando desplazar a la barriada de San Roque una ITV móvil en la que podrán pasar su revisión aquellos conductores que no tengan hueco en la estación de El Nevero.

Esta unidad expedirá el mismo certificado, pero su precio será mayor puesto que cobrará la misma tasa que las estaciones de ITV que, como ocurre en Olivenza, son explotadas por la empresa a la que la Junta de Extremadura adjudicó este servicio.

Durante las últimas semanas ha crecido el malestar por el retraso en la ITV fija de El Nevero, si bien la Policía Local de Badajoz ha explicado que los conductores que abonen la tasa y soliciten la cita dentro del plazo establecido podrán seguir circulando hasta pasar la inspección sin riesgo a ser denunciados.

No ocurrirá lo mismo con quienes pidan la cita después de tener caducada la ITV. En ese caso, serán multados si los agentes los sorprenden circulando.

Los encargados de controlar que este tipo de infracción no se produzca en Badajoz son los agentes de la Policía Local, que el año pasado denunciaron a 885 conductores que circulaban sin haber pasado la ITV.

El artículo 10 del Reglamento General de Vehículos impone una sanción de 200 euros, cantidad que se reduce a cien euros cuando se aplica el pronto pago. Esa cantidad aumenta cuando se trata de vehículos de gran tonelaje, para los que la multa asciende a 500 euros.

A nivel provincial fueron impuestas 4.422 denuncias en 2018, una cifra ligeramente superior a la registrada en 2017, cuando fueron formuladas 4.126 sanciones. En la provincia de Cáceres hubo 2.876 denuncias en 2018, mientras que un año antes la cifra se situó en 2.731 por tener caducada la ITV o no acreditar in situ que estaba en vigor (el vehículo carecía de documentación que lo acreditase).

Desde la Policía Local de Badajoz se ha explicado que la ITV en vigor se exige en todos los controles de vehículos que se realizan de forma aleatoria en la ciudad para combatir las alcoholemias positivas, la conducción bajo los efectos de las drogas y la obligación de tener el seguro obligatorio en vigor.

También se realizan campañas por parte de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico de las dos provincias, que velan para que los conductores cumplan con la legalidad.

La intención de la Junta de Extremadura es desplazar la ITV móvil a Badajoz en los primeros días de junio, por lo que la cita podrá solicitarse a partir del 20 de mayo.

La Junta de Extremadura achaca el retraso actual a los cambios en la normativa que rige en la inspección y también al constante aumento del número de inspecciones en la región, que ha pasado de las 135.453 del año 1991 a las 711.632 que se contabilizaron el pasado año.