El José Pache abandonado a su suerte