Invierten un millón de euros en una resonancia para el Hospital Universitario de Badajoz

Una radióloga del Hospital Universitario en la sala de informes de la unidad de radiodiagnóstico. :: C.M./
Una radióloga del Hospital Universitario en la sala de informes de la unidad de radiodiagnóstico. :: C.M.

El centro cuenta con tres equipos y se cambiará el más antiguo, que ya ha cumplido veinte años

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Un millón de euros invertirá el SES en dotar al Hospital Universitario de Badajoz de una resonancia magnética de última generación. Ramón González-Carpio es jefe de radiodiagnóstico del hospital. Cuenta que abarcan desde una radiografía simple al telemando con escopia para el aparato digestivo, los mamógrafos, el tac, las resonancias o las ecografías.

La especialidad, explica, requiere de una actualización continua, tanto para los médicos como para los dispositivos de captura.

Trabajan con tres resonancias. La más antigua tiene veinte años, por eso pidieron al SES cambiarla. Creen que ha llegado el momento de jubilarla porque a estas alturas no podrían arreglarla ante cualquier incidencia por falta de recambios en el mercado.

«Mejora la precisión de cada secuencia, reduce el tiempo y será más cómodo para los pacientes»

«Mejora la precisión de cada secuencia, reduce el tiempo y será más cómodo para los pacientes» Román González-Carpio | Jefe de servicio

Aunque aún no se conoce el modelo concreto, el doctor González-Carpio aclara que la nueva mantiene un imán con la misma potencia que la actual, pero resultará más cómoda para los usuarios y más precisa para los médicos.

A veces los pacientes sienten claustrofobia cuando entran por el tubo y para hacer la exploración más confortable, los nuevos modelos llevan ya aperturas más amplias y resultan menos ruidosas.

Desde el punto de vista clínico, consiguen imágenes más precisas y en menos tiempo, lo que reducirá el tiempo de permanencia del paciente en la sala.

Ofrecerá imágenes en alta resolución de cualquier parte del organismo. Permitirá exploraciones cerebrales, cardíacas, de mama o de cualquier hueso del esqueleto. Una vez instalada, el proveedor deberá garantizar la conexión con el sistema de archivos del SES.

A partir de las tomas que van llegando desde la máquina, los radiólogos elaboran un estudio detallado de cada aso. Cada informe que cierran se cuelga después en una base de datos interna accesible para cualquier especialista del área de salud.

Dentro del servicio también trabajan en red. Lo que permite que en el Materno, por ejemplo, puedan visualizar una exploración a un paciente del Infanta. «A veces necesitamos comparar los estudios que se vieron hace algún tiempo en otro hospital con los actuales para analizar la evolución». El servicio de radiodiagnóstico trabaja en turnos de mañana, tarde y fines de semana 30 radiólogos repartidos entre el Universitario, el Materno y el Perpetuo. El doctor González-Carpio calcula que en cada turno firman 12 resonancias. «Quizás, al reducir el tiempo con la nueva máquina, podamos hacer alguna más, pero no lo sabemos porque ya manejamos un volumen de trabajo considerable». Las otras dos resonancias, de momento no necesitan renovarse. La otra con la que operan en el Universitario se compró hace seis años y la del Pepertuo, aunque es más antigua, se actualizó a fondo hace poco tiempo.

El millón de euros en la resonancia magnética del Universitario forma parte de un paquete más amplio de renovación de equipos en la red de hospitales públicos. Incluye, por ejemplo, 400.000 euros en radiología digital para Coria y Badajoz y siete ecógrafos de última generación por valor de más de 590.000 euros para Navalmoral de la Mata, Coria, Don Benito-Villanueva de la Serena, Hospital Virgen del Puerto de Plasencia y Llerena-Zafra.

Desde el SES recuerdan que con este tipo de renovación no solo se mejora la precisión y la calidad de las imágenes con la que trabajan los especialistas de la especialidad, sino que igualmente mejora la seguridad de los pacientes porque se emiten menos radiaciones durante las pruebas.