Una investigación revela que los tapices de Badajoz forman parte de una serie dedicada al amor