El Ayuntamiento de Badajoz coloca un radar fijo en la avenida de Elvas que multará este mes

La cabina del radar de la avenida de Elvas se ha colocado a la altura del hotel AC. :: /casimiro moreno
La cabina del radar de la avenida de Elvas se ha colocado a la altura del hotel AC. :: / casimiro moreno

Está situado a la altura del paso de peatones que hay frente a la Urbanización Guadiana y controlará la velocidad de los cuatro carriles

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

La avenida de Elvas tiene desde ayer un nuevo radar fijo que empezará a multar este mismo mes a los conductores que superen los 50 kilómetros por hora. De momento, solo se ha colocado la cabina que aloja el controlador de velocidad, pero el Ayuntamiento ha avisado de que empezará a funcionar en las próximas semanas.

El dispositivo se ha colocado justo delante del paso de peatones de la avenida de Elvas que da acceso a la Urbanización Guadiana, una zona de ocio muy frecuentada por la concentración de restaurantes y bares. Aunque está ubicado en sentido Badajoz, junto al hotel AC, el radar controlará la velocidad de los vehículos que circulen por los cuatro carriles de la avenida.

Más información

La cabina se adquirió el pasado año con el dinero de remanente y ayer, a primera hora de la mañana, se colocó. La Policía Local es quien ha elegido la avenida de Elvas para instalar el nuevo radar, por ser una zona muy transitada por vehículos y peatones y por tratarse de un punto donde se han producido atropellos graves.

El accidente más reciente en la avenida de Elvas fue el pasado mes de febrero, cuando un joven de 22 años fue golpeado por un coche cuando atravesaba el paso de peatones que hay a la salida de la rotonda de la gasolinera Galp. No ha sido el único. En julio del año pasado, un coche atropelló a un hombre de 67 años en el paso de peatones donde se ha colocado el nuevo radar.

Con el nuevo dispositivo, ya son cuatro las cabinas instaladas en la ciudad para el control de la velocidad. La primera se colocó en el puente Real, en sentido Sinforiano Madroñero, en 2016. Al año siguiente, se colocó otra igual en Circunvalación, entre el puente de Ronda Norte y la rotonda de los Tres Poetas, en la acera pegada al río. La tercera cabina llegó en febrero del año pasado. Está colocada en la avenida Antonio Masa Campos, en la llamada autopista, poco antes del cruce del Banco de España en sentido Madrid.

Entre las cuatro cabinas van rotando dos radares. El primero se compró para la cabina del puente Real y en estos años ha ido cambiando de ubicación entre el resto de localizaciones. El segundo cinemómetro se adquirió el año pasado, pagado con los ahorros municipales, y sirve también para rotar por las cabinas fijas.

En suma, ahora mismo en la ciudad hay instaladas cuatro cabinas y dos radares que rotan por ellas cada cierto tiempo y sin previo aviso como efecto disuasorio para los conductores.

6.543
conductores fueron 'cazados' el año pasado en los tres puntos fijos por donde rota el radar.
2016
fue el año en el que se instaló el primer radar fijo de la ciudad en el Puente Real. Ya hay cuatro cabinas.

Durante el año pasado, los radares fijos cazaron a 6.543 conductores entre las cabinas del puente Real, Circunvalación y la autopista. El dispositivo que dio lugar a más sanciones fue el de Circunvalación, que motivó 3.463 denuncias. El segundo fue el de la autopista con 2.384 multas y por último, el del puente Real, con 696.

Además, la Policía Local cuenta con un radar móvil con trípode con el que hace controles de velocidad aleatorios en la ciudad. Con él, se detectó a 5.049 conductores infractores durante el año pasado.