La ilusión por la lotería vuelve un año más

Los décimos de Lotería acabados en 13 y 155 son los más vendidos en 2017

Marta Muñoz
MARTA MUÑOZ

Las administraciones de Lotería de Badajoz son algunos de los lugares más concurridos en estos días. La razón es la misma que la de todos los años, el Sorteo Extraordinario de Navidad.

En tan solo una hora, Pilar Redondo, una de las responsables de la administración nº1 de Sinforiano Madroñero, la más antigua de toda la ciudad con más de 100 años de vida, vende un sin fin de números de lotería. Esta situación deja claro que las ventas van viento en popa. «Este año las ventas van estupendamente, bastante mejor que el año pasado. Ya estamos en los últimos números. Lo de la crisis se va notando que cada vez la gente esta mas relajada, gastan mas dinero», asegura Redondo.

La tradición va muy ligada a la Lotería. La gran mayoría de los compradores no fallan a su gran cita del día 22. José Antonio Núñez, empresario, admite que suele comprar todos los años en varias administraciones de la ciudad. «He comprado a ver si salimos de pobres», admite entre risas.

En cambio, Marina Mollano, jubilada, sí sabe lo que se siente al ser premiado. «A mi marido le ha tocó cuando nos casamos así que fíjate si nos vino bien», afirma. Aún así, reconoce que todos los años se gasta unos 200 euros, entre toda la familia, para probar suerte de nuevo.

La actualidad manda en la elección de los décimos. Este año, el famoso artículo 155 ha sido el gran protagonista. Pero no es casual ya que, según Redondo, «la gente se deja guiar por fechas claves, eventos deportivos, circunstancias políticas... y desgracias. La gente es muy novelera».

El día 22 está marcado en el calendario de todos. «Se gane o se pierda hay que echar siempre, y con ilusión», admite el empresario. Esa misma ilusión que acompaña año tras año a Juan Salgado en forma de billete. Este jubilado tiene claro a qué destinaría el premio. «Si me toca lo destinaría a mis hijos y mis nietos. Para ellos nada más. Les compraría un piso a cada uno y disfrutaría de mis nietos. Esa es la ilusión que tenemos», reconoce.

Ya solo queda esperar a que los bombos comiencen a dar vueltas. La suerte está echada.

 

Fotos

Vídeos