Sorprenden en una finca de Badajoz a cinco temporeros sin contrato, tres de ellos menores

La finca está en la urbanización Río Caya. :: HOY/
La finca está en la urbanización Río Caya. :: HOY

La Guardia Civil denunció a los responsables de la explotación, que está en Río Caya, y a los padres de la chica de 15 años que fue localizada en la finca

E.F.V.

La Guardia Civil ha instruido diligencias contra los propietarios, los gestores y los encargados de una explotación agrícola en la que los agentes y los inspectores de trabajo localizaron a cinco personas que trabajaban de forma ilegal, tres de ellos menores de edad.

La operación forma parte de las actuaciones desarrolladas por la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo para conseguir que todas las personas que trabajan en las explotaciones agrícolas estén dadas de alta en la Seguridad Social.

En este caso, la investigación se inició en el mes de abril después de tenerse conocimiento de la presunta actividad ilegal que podría estar llevando a cabo una empresa que contrataba temporeros en la zona de Tierra de Barros para recolectar espárragos en una finca próxima a Badajoz.

Ante la supuesta acción ilícita cometida, la Guardia Civil y la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Badajoz decidieron inspeccionar la finca, que está en la zona conocida como Río Caya, donde fueron identificados los 34 trabajadores que había. La mayoría permanecieron en el lugar en el que se encontraban, pero hubo cinco que comenzaron a correr.

Un momento de la inspección de la finca::
Un momento de la inspección de la finca:: / HOY

Los agentes les dieron el alto y en la comprobación posterior confirmaron que carecían de cualquier tipo de contrato laboral. Dos eran mayores de edad, otros dos tenían 16 años y también había una chica de 15 años.

Los cuatro primeros podrían haber realizado esas labores sin problema alguno si hubiesen estado dados de alta en la Seguridad Social, pero en el momento de la operación no estaban contratados.

Distinta era la situación de la chica que 15 años, que debido a su edad debía estar escolarizada puesto que las leyes educativas obligan a asistir a los centros a los menores de 16 años.

Sus padres fueron denunciados por un supuesto delito contra los derechos y deberes familiares «al tener a su hija sin la debida custodia, trabajando en la recolección de espárragos».

También fueron instruidas diligencias contra los propietarios, gestores y capataces de la finca, que además de exponerse a distintas sanciones administrativas, podrían ser juzgados por un delito contra los derechos de los trabajadores.

Las diligencias fueron puestas a disposición de los juzgados de instrucción de Badajoz, de la Fiscalía de Menores y de los servicios de extranjería. A partir de ahora comenzará la instrucción del caso y, si se confirma la existencia de los delitos, se abrirá juicio oral contra sus responsables, que se exponen a penas de cárcel y fuertes sanciones económicas en función de la gravedad de los hechos.