Huir con un kilo de cocaína le costará cuatro años y nueve meses de cárcel

La actuación fue realizada por los agentes de la Policía Local. :: hoy/
La actuación fue realizada por los agentes de la Policía Local. :: hoy

El delincuente, que vive en Almendralejo, fue detenido por la Policía Local en un camino próximo a las 800 viviendas de Badajoz

E. F. V. BADAJOZ.

La Audiencia Provincial de Badajoz ha impuesto una condena de cuatro años y nueve meses de prisión a Marcos T. R., un vecino de Almendralejo que fue sorprendido el pasado año cuando transportaba en su coche una bolsa que contenía un kilo de cocaína. El condenado por estos hechos es un delincuente con numerosos antecedentes policiales y varias condenas anteriores. En esta ocasión fue sorprendido el 20 de mayo de 2018 cuando circulaba con un vehículo Volkswagen Golf por el camino de Santa Engracia, un vial situado en los extrarradios de Badajoz próximo a la barriada de las 800 viviendas.

Fue un policía local quien se percató de la presencia de ese vehículo. Le llamó la atención que realizara una maniobra brusca y que su conductor se apeara rápidamente del coche para marcharse a la carrera.

El agente comenzó a perseguirlo y finalmente logró darle alcance y detenerlo. En ese momento comprobó que llevaba encima una bolsa de color marrón en la que había un paquete rectangular que contenía una sustancia que resultó ser cocaína.

En total, la bolsa contenía un kilo de cocaína con una pureza del 79,4%. En el mercado negro esa sustancia habría alcanzado un valor de 189.287 euros si se hubiese vendido por dosis, si bien el precio se habría reducido hasta los 107.180 euros si la venta se hubiese realizado por gramos, según explica la sentencia.

Tras realizarse esta operación la policía solicitó una orden de entrada y registro en el domicilio del acusado, que vive en Almendralejo. Allí fueron localizadas dos balanzas de precisión, una libreta con anotaciones sobre las ventas realizadas, un cuchillo con restos de cocaína y una bolsa con 1,19 gramos de marihuana.

Reducción de pena

En un primer momento la Fiscalía de Badajoz solicitaba para el acusado una pena superior, pero en la negociación previa al juicio el abogado de la defensa, Fernando Fontán, logró una reducción de la pena, que finalmente quedó fijada en cuatro años y nueve meses de prisión -en estos delitos la horquilla va de los 6 a los nueve años por tratarse de más de 750 gramos de cocaína- y el pago de una multa de 400.000 euros que, en caso de no ser pagada, se transformará en un mes de trabajos en beneficio de la comunidad.

A la hora de fijar el fallo se tuvo en cuenta que el condenado es adicto al consumo de sustancias estupefacientes, una circunstancia que en el momento de los hechos mermaba sus facultades intelectivas y volitivas.