Los hosteleros quieren una Noche en Blanco hasta las 4 de la mañana

Veladores de la Plaza Alta en la Noche en Blanco del año pasado. :: HOy/
Veladores de la Plaza Alta en la Noche en Blanco del año pasado. :: HOy

Los bares del Casco Antiguo pedirán cerrar dos horas más tarde y la plataforma contra el ruido que no se autorice esta ampliación

A. GILGADO BADAJOZ.

No resulta fácil encontrar el equilibrio en el Casco Antiguo. El Ayuntamiento tiene que mediar entre las plataformas que reclaman el descanso de los residentes y entre los empresarios que apuestan por llenar el barrio de actividades.

En esa particular disputa, los vecinos consiguieron el año pasado que la Noche en Blanco acabara una hora antes. De las cuatro de la madrugada se recortó a las tres. Los empresarios lo entienden como un paso atrás y quieren restituir el horario de las primeras ediciones para la del próximo 1 de septiembre. Mario Montoya es el presidente de la Aecab, la Asociación de Empresarios del Casco Antiguo. Insiste en que el septiembre pasado, a las tres de la mañana, había mucho público en la calle. La inercia, sugiere, debe ser la contraria. «Habría que ir sumando actividades para llegar hasta las cinco de la mañana y consolidar de verdad una cita única». Por eso han pedido al Ayuntamiento volver a los orígenes del programa. Reconoce que no tienen muchas esperanzas, pero quieren dejar clara su postura. En otras capitales las noches en blanco han ido alargándose hasta generar una oferta completa hasta el amanecer. «Igual que se abre los domingos para el público portugués, también debemos preocuparnos por enriquecer una cita singular para que venga público de fuera. Somos fronterizos para todo».

Junto a la reclamación al Ayuntamiento, los empresarios también van a solicitar a la Junta dos horas más de actividad para los bares.

El horario ordinario marca que los veladores deben recogerse a la una y media de la madrugada, los bares normales cerrar a las dos y media y los especiales a las tres y media. En Aecab creen que se queda corto y han pedido una horquilla más amplia.

Su propuesta para el 1 de septimbre pasa por veladores hasta las tres y media y puertas abiertas hasta las cuatro. «No tiene sentido cerrar cuando hay gente en la calle que quiere entrar», argumenta el presidente.

En contra de la ampliación

Es muy posible que a la Junta le llegue en breve otra petición pidiendo exactamente lo contrario.

José María Iglesias es el presidente de Espantaperros, la plataforma contra el ruido en el Casco Antiguo.

Ha reclamado a la Junta que no autorice una ampliación nocturna para los bares el próximo 1 de septiembre amparándose en que el barrio está bajo las restricciones de zona saturada de ruidos.

Iglesias insiste con vehemencia en que Espantaperros no tiene nada contra los hosteleros. Concibe la Noche en Blanco como un evento cultural en el que la oferta hostelera no garantiza el éxito. «No es una cuestión de descanso, es un problema de salud y de intimidad lo que reclamamos».

Iglesias espera que no ocurra como en la última edición de Los Palomos. Según cuenta, desde la Dirección General de Protección Civil le garantizaron que se mantendrían los horarios ordinarios. El viernes se respetó, pero el sábado, explica Iglesias, los negocios se mantuvieron hasta las cuatro de la madrugada.

En su lucha contra los ruidos del ocio nocturno, Espantaperros ha acudido al Defensor del Pueblo y se ha confederado en una asociación regional que aglutina a colectivos de las principales ciudades extremeñas. Iglesias advierte que se han adherido once asociaciones similares. El choque de intereses entre ocio y residentes no es exclusivo de Badajoz. En Cáceres, Plasencia o Mérida el debate tampoco se ha cerrado y hay sentencias judiciales. Espantaperros reitera su propuesta para descargar de fiestas el Casco Antiguo y trasladar algunos eventos al recinto ferial. Sugieren llevar allí Los Palomos y que algunos conciertos de la Alcazaba se organicen en la zona de El Pico, junto al río.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos