El Hospital de Badajoz incorpora una técnica para patologías de la médula y el cerebro

El Hospital de Badajoz incorpora una técnica para patologías de la médula y el cerebro

REDACCIÓN

badajoz. El Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Badajoz incorpora un microscopio quirúrgico de última generación que va a permitir realizar la videoangiografía intraoperatoria para patologías vasculares del cerebro y la médula.

Esta técnica posibilita ver la permeabilidad y el flujo sanguíneo de las arterias y las venas del cerebro en tiempo real durante una intervención quirúrgica.

La Junta de Extremadura explicó ayer que operar una malformación arteriovenosa es parecido a ir eligiendo qué cables cortar y qué cables dejar en una bomba de relojería, pues no siempre es fácil distinguirlos al ser vasos sanguíneos patológicos.

Por ello, cuando los neurocirujanos tienen que operar un aneurisma o una malformación vascular cerebral, resulta determinante la identificación de las arterias y las venas normales y patológicas.

Una vez que se le hace una ventana al cráneo y se expone el aneurisma o la malformación, hay que identificar las estructuras vasculares y el flujo de sangre a través de ellas.

En ese momento se inyecta una sustancia que, vista con el nuevo microscopio quirúrgico, permite ver los vasos sanguíneos de un color fluorescente en función del flujo que llevan, lo que permite al neurocirujano saber realmente los que son arterias y los que son venas.

Una vez colocados los clips en el aneurisma o la malformación, dicha técnica permite realizar un control intraoperatorio para confirmar que los clips están bien colocados, que no quedan restos de vasos malformados y que los vasos normales no están ocluidos.

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Badajoz cuenta con dos microscopios quirúrgicos: el adquirido ahora por 254.000 euros, que sustituye a otro que no tenía las capacidades del nuevo, y un segundo destinado a fluorescencia tumoral.