El hogar de Diego vuelve a rodar

Diego, con su furgoneta al fondo, muestra el alta en el padrón municipal. :: j. v. arnelas/
Diego, con su furgoneta al fondo, muestra el alta en el padrón municipal. :: j. v. arnelas

La juez fija en 2.000 euros la indemnización por el accidente que dañó su furgoneta

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La furgoneta de Diego Pino, el hombre que vive en una Ford Transit desde hace once años, ya puede circular. La reparación ha tardado en realizarse casi un año, pero finalmente este vecino de Badajoz ha conseguido que el Juzgado de Primera Instancia 7 de Badajoz fije en 2.000 euros el dinero que debe abonarle la aseguradora como compensación a los daños que sufrió su Ford Transit al ser embestida por un turismo.

Ese siniestro se produjo durante la madrugada del 7 de marzo de 2018 en la avenida Godofredo Ortega Muñoz de Badajoz. Allí permanecía estacionada la furgoneta cuando un Volkswagen Golf golpeó su parte trasera y le partió el eje izquierdo.

Más información

El propietario del vehículo que provocó el accidente reconoció los hechos y dio parte al seguro, pero la póliza del coche que causó el siniestro le ofreció a Diego una indemnización de poco más de 500 euros al considerar que ese era el valor de mercado de la furgoneta Ford Transit matriculada en 1995 en la que duerme cada noche.

Diego Pino recurrió entonces a HOY para denunciar que con ese dinero no podía sufragar la reparación porque en el taller autorizado al que se dirigió le presupuestaron el arreglo en 3.500 euros. Con posterioridad, la aseguradora elevó el ofrecimiento a 1.500 euros y finalmente estuvo dispuesta a pagar 2.000.

Pero Diego no tiró la toalla y decidió pelear en el juzgado el coste real del arreglo con la ayuda del letrado Fernando Cumbres. Finalmente, el juicio se celebró a finales de febrero y ahora se ha publicado una sentencia en la que la magistrada fija en 2.000 euros la indemnización que pagará la aseguradora.

Pedía 3.500 euros

Esa cantidad está lejos de los 3.500 euros que solicitaba el abogado basándose en el informe realizado por un perito que valoró en esa cifra el arreglo de los daños que presentaban la chapa y el eje trasero de la furgoneta.

Ese mismo especialista indicó que el valor exacto de la reparación no se podría fijar hasta que el vehículo fuese desmontado. También dijo que el valor que tiene en el mercado una Furgoneta Ford Transit matriculada en 1995 similar a la que posee Diego Pino no supera los 620 euros.

Esta última cantidad es justo la mitad de los 1.230 euros en los que se valora un vehículo de esas características en el Portal Tributario de la Junta de Extremadura.

La aseguradora le ofreció 550 euros porque el vehículo tenía 23 años de antigüedad, pero el fallo considera que su importe en el mercado es mayor

Tras conocer estos datos, la magistrada concluyó que lo justo es fijar la indemnización en 2.000 euros, puesto que con esa cantidad el perjudicado podría adquirir una furgoneta similar a la que sufrió el accidente.

En palabras de la juez, conceder los 3.500 euros solicitados habría implicado «un enriquecimiento injusto para el actor (Diego Pino) puesto que es un valor muy superior a la pérdida del vehículo», prosigue la sentencia.

El fallo ha sido acatado por la aseguradora y Diego Pino ya ha recibido la transferencia. Con esa cantidad hará frente a los gastos que ha conllevado la reparación de su furgoneta, pero asegura el afectado que no es suficiente para compensarle la inversión realizada ni tampoco los padecimientos, puesto que en su primer intento de reparación entregó más de 300 euros a un mecánico «que desapareció sin dejar rastro», un hecho que también ha denunciado.

Tras ese revés, decidió llevar su vehículo a otro taller que sí realizó el arreglo, pero Diego asegura que los gastos totales que ha afrontado no se compensan con los 2.000 euros que ha recibido. «Se deberían poner en mi situación para que entendieran lo que he pasado».