La ‘Guerra de las estafas’

La Fiscalía de Badajoz pide cárcel para un estafador multirreincidente que cobró 120 euros a una vecina de la ciudad por una nave de Star Wars que nunca envió

La mujer compró una nave de Star Wars que nunca recibió. /HOY
La mujer compró una nave de Star Wars que nunca recibió. / HOY
Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Una nave de Star Wars de gran interés para los coleccionistas podría poner fin a las andanzas de un estafador para el que la Fiscalía pide una condena de cinco años de prisión. De ese juguete se enamoró una vecina de Badajoz tras verlo anunciado en una plataforma de Internet. Pagó por él 120 euros, pero nunca recibió en su domicilio la nave que tanto deseaba.

Dos años después, el supuesto responsable de esa estafa deberá sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial de Badajoz para que tres magistrados diluciden si el hecho que cometió merece un castigo ejemplar.

En el escrito de calificación fiscal se explica que Luis Miguel L. L. publicó en la aplicación informática ‘Vibbo’ (antigua Segundamano) un anuncio en el que ponía a la venta una nave de Star Wars diseñada por la marca Lego. El estafador la ofrecía por 120 euros, un precio que llamó la atención de Manuela, una vecina de Badajoz.

Esa plataforma de anuncios le permitió acceder al teléfono del vendedor y después de varias conversaciones vía Whatsapp acordaron la venta. Para ello, la compradora debía abonar el importe antes de recibir la nave.

Manuela envió los 120 euros pactados a través de un giro postal. Pero después de realizar el pago no volvió a tener noticias del supuesto vendedor, que «rompió la comunicación de forma definitiva y sin explicación».

Pronto sospechó la compradora que había sido engañada, por lo que presentó una denuncia que terminó siendo investigada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Badajoz.

Nueve condenas anteriores

Engaños como este se denuncian en la ciudad de Badajoz casi a diario, pero este caso llamó la atención de la Fiscalía porque el supuesto autor del delito era una persona que había sido condenada por nueve estafas similares entre enero de 2013 y marzo de 2016.

La primera sentencia, de seis meses de prisión, fue impuesta por el Juzgado de lo Penal número 2 de León. La segunda, de otros seis meses de cárcel, en julio de 2014, pero al igual que en el primer caso no ingresó en prisión por tratarse de una pena menor. Otros seis meses de prisión le impusieron por estafa el 15 de octubre de 2015 en un juzgado de Manresa que también le suspendió la pena por razones similares.

Estafas similares han sido castigadas con una multa económica en varios juzgados españoles

Luis Miguel L. L. se enfrentó con posterioridad a cuatro juicios más en los que fue condenado por otros tantos delitos leves de estafa. En todos ellos las penas se limitaron a multas de 30 o 60 días que le obligaban a pagar una cantidad económica –lo habitual son 3 euros– por cada día de multa.

Su historial se completa con otras dos condenas por delitos leves de estafa en Cerdanyola del Vallés y Leganés.

La explicación a esas penas está en el artículo 249 del Código Penal, donde se indica que los reos de estafa serán castigados con la pena de prisión de seis meses a cuatro años si la cuantía de lo defraudado excede los 400 euros.

El castigo es menor cuando no se supera esa cantidad. En este segundo caso la pena se reduce a una multa de uno a tres meses.

Del historial delictivo de Luis Miguel L. L. se deduce que en sus primeras condenas las estafas fueron de mayor cuantía, puesto que los jueces le impusieron penas de prisión. Pero después de ser sentenciado por tercera vez, el juez le advirtió de que si volvía a delinquir tendría que ingresar en la cárcel.

Ese aviso debió hacerle recapacitar puesto que redujo el importe de sus nuevas estafas con la intención de no rebasar el límite de los 400 euros. Se garantizaba así que en las futuras condenas sólo le serían impuestas penas de multa.

La nueva estrategia le dio resultado en cinco ocasiones, pero la Fiscalía de Badajoz ha decidido ahora aplicarle un artículo que castiga duramente a los reincidentes en estafa.

En él se contemplan penas de prisión de uno a seis años y multa de seis a doce meses para los estafadores que en los cinco años anteriores hubiesen sido condenados ejecutoriamente al menos por tres delitos de este tipo.

Ese requisito se observa en el histórico penal de Luis Miguel L. L., condenado por estafa en nueve sentencias distintas entre el 10 de enero de 2013 y el 18 de marzo de 2016.

Con esta base jurídica, la Fiscalía propone una pena de prisión de cinco años, un castigo muy superior al que se le impondría si la venta fraudulenta de esa nave de Star Wars, cuyo valor no alcanza los 400 euros, fuese considerada un simple delito menos grave de estafa.

La petición de esta elevada pena tiene como objetivo frenar la avidez delictiva de un estafador que, de otro modo, podría seguir delinquiendo sin miedo a ir a la cárcel.

Calificación novedosa

Expertos en derecho penal confirman que el planteamiento de la Fiscalía resulta novedoso porque propone actuar con dureza contra un delito que en varios juzgados españoles se ha zanjado con el pago de una multa de escasa cuantía.

La motivación jurídica de esta acusación pública es muy similar a la que se ha tratado de aplicar a los delincuentes especializados en hurtos. Hasta la reforma de 2015 sus actuaciones delictivas eran consideradas faltas, pero el Código Penal contempla ahora penas de prisión si reinciden en una conducta que es considerada ahora un delito menos grave.

La Audiencia Provincial de Badajoz había señalado para el día de ayer la vista en la que se iba a juzgar la estafa sufrida por Manuela, la vecina de Badajoz que quiso comprarle la nave de Star Wars. Pero el juicio no pudo celebrarse por un motivo de peso: ese mismo día, Luis Miguel L. L. se sentaba en el banquillo por un delito distinto. ¿El motivo? Una estafa más que sumar a su historial.