«Hay gente que lo sabe todo de Belén Esteban, pero nada de sus padres»

Fernando Bermejo con sus tres primeros libros. :: PAKOPÍ/
Fernando Bermejo con sus tres primeros libros. :: PAKOPÍ

Después de 32 años al frente de los bomberos y ocho jubilado, Fernando Bermejo reaparece en la vida pública, ahora como escritor

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Fernando Bermejo Martín es conocido en Badajoz por su larga trayectoria profesional en el Servicio Municipal de Bomberos. Durante tres décadas dirigió este cuerpo, pero hace ocho años decidió jubilarse y desde entonces ha pasado a un segundo plano en la vida de una ciudad que ahora lo recupera como escritor. Una autobiografía de 600 páginas, una novela en la que se plantea qué ocurriría si Jesucristo naciera hoy, y un libro de ficción sobre bomberos permiten constatar que hay vida -en este caso literatura- después de la jubilación.

-Parece que fue ayer, pero han pasado ocho años desde que HOY lo entrevistó por su jubilación. ¿A qué se ha dedicado desde entonces?

-Cuando me fui estaba cansado. Podía haber esperado a los 65, pero decidí dar un giro a mi vida. Mi ilusión inmediata era ponerme a escribir, pero seguí trabajando en prevención y formación hasta los 65 años a nivel privado. Después hubo un problema de salud en la familia y ha sido en 2018 cuando me he puesto a escribir.

-'Una vida en la memoria' es su primer libro. ¿Qué cuenta?

-A mí siempre me ha dado mucha pena saber tan poco de la vida de mi padre. Él se entregó a su trabajo y cuando se jubiló y parecía que iba a tener más tiempo para contarnos cosas, murió de un infarto. Yo decidí que a mis hijos y mis nietos no debía pasarles lo mismo y eso me llevó a escribir las memorias.

-¿Qué busca con este libro?

-Que quienes lean mi vida aprendan de mis éxitos y también de mis fracasos. Hay gente que lo sabe todo de personajes de la tele como Belén Esteban y, sin embargo, lo desconocen todo de sus padres. El principal mensaje es que hay que ser honesto con uno mismo y tener humildad para saber cuáles son tus límites. Si piensas que ya lo eres todo, tienes un problema.

-¿Sorprende lo que cuenta?

-Hay muchas cosas que mi hijo no sabía. Esta mañana, viendo la televisión, hablaban del juicio a un profesor acusado de abusar de niños. En mi época de estudiante, cuando yo estaba en Sevilla, un lego salesiano intentó abusar de mí. Pero yo era bastante mayorcito y le paré los pies. Es cierto que en aquella época había depredadores de ese tipo. ¿Pero qué podías hacer? Yo tenía 17 años, pero había chicos más pequeños.

-¿Qué es lo más emocionante que cuenta en sus memorias?

-Alrededor de mi vida familiar casi todo es bonito. Mi mujer, mi hijo, mis nietos... Y a nivel profesional fue muy emocionante que en una visita a Estados Unidos la máxima autoridad mundial en la lucha contra incendios me preguntara por el certamen Videofuego que celebrábamos en Badajoz.

-¿Hay personas que hayan influido en su vida de forma especial?

-He conocido a personas fantásticas y también a personas que me han fallado. De estos últimos, he optado por no citar sus nombres. Ha habido cosas que me han hecho daño, pero no tanto como para hundirme. Mi primera historia de defensa fue en el colegio. Yo era tímido y me tuve que defender de un matón. Le hice mucho daño, pero saqué dos conclusiones: que no te debes dejar pisotear y que no hay enemigo pequeño.

-Llama la atención su reflexión sobre la conveniencia de no aplazar las decisiones, como por ejemplo comprar el coche que uno desea.

-La muerte de mi padre y la muerte de mi suegra, de repente, me enseñaron que la vida debes vivirla de forma intensa dentro de tus posibilidades porque nunca sabes cuándo llegará ese momento.

-En el primer libro cuenta su vida, pero el segundo es una novela de ficción.

-'2012, una nueva era' es una novela que tenía en la cabeza desde hacía años. Surgió durante un desayuno en el que nos preguntábamos qué pasaría si Jesús de Nazaret viviera en la sociedad de hoy.

-¿Qué ocurriría?

-Lo tratarían como entonces. Los poderes políticos, económicos y religiosos intentarían quitárselo del medio. Por eso el personaje protagonista cumple un papel parecido al de Jesús, trae un testimonio de cambio y cuenta con la colaboración de una mujer periodista experta en redes sociales que ocupa un papel equivalente al de los evangelistas. Es una novela de intriga y suspense.

-¿Critica a la Iglesia de hoy?

-No se trata de una crítica pero sí ayuda a la reflexión. Yo no soy una persona especialmente creyente, soy católico bautizado pero no proactivo. No reniego de que Dios exista, pero no estoy de acuerdo con muchas de las obligaciones que se imponen los hombres en las distintas religiones.

-Jesucristo trató de cambiar el mundo, pero terminó en la cruz. ¿Cree que el cambio es posible o piensa que no hay solución?

-Jesús cambió el mundo, a partir de entonces no es igual y su mensaje está ahí. El Papa actual me parece tan bueno que el Papa que sale en mi libro es un continuador de su misión en el año 2039.

-En su segunda novela aborda un tema que conoce a fondo: los bomberos.

-En ese libro desarrollo dos historias paralelas que ocurren en Badajoz. Sus protagonistas son un bombero del siglo XIX y una mujer bombera del Badajoz de hoy. Aquellos bomberos del siglo XIX eran unos héroes absolutos, iban sin equipos de protección, pero los incendios eran iguales que los de hoy. Mi objetivo es que se conozca el trabajo de entonces y también el trabajo de ahora. También he querido rendir homenaje a los bomberos reales, por eso los nombres de los personajes se corresponden con bomberos que han existido y con los que he trabajado. Algunos han muerto, pero otros siguen viviendo.

-El libro es ficción, pero su trabajo al frente de los bomberos de Badajoz no lo fue. Visto con la perspectiva que dan los años, no me resisto a preguntarle cómo fue su relación con los políticos.

-No es fácil responder, pero quizá en lo que se refiere a mi trabajo el que más posibilidades me dio fue Manolo Rojas. En esa época se desarrollaron los proyectos más pioneros.

-¿Se marchó con la pena de no haber cumplido algún objetivo?

-Me hubiese gustado que saliera adelante el proyecto de bomberos voluntarios, pero los sindicatos se opusieron y la Corporación no se atrevió a dar ese paso. Habría aportado un mayor contingente para combatir las emergencias y hubiese servido de vivero de profesionales.

-Dejemos el pasado y vayamos al futuro. ¿Seguirá escribiendo?

-Tengo otra novela muy avanzada. Escribir es algo que siempre me ha gustado y ahora tengo la oportunidad de hacerlo.