Furriones vuelve al López de Ayala sin agotar el efecto sorpresa